Cataluña y el dentista, opinión de Javier Astasio

/ 27 febrero 2014
Pido perdón, en primer lugar a todos los que se puedan sentir ofendidos por la comparación. Pido perdón y aclaro que en absoluto creo que Cataluña y su gente sean una muela podrida. Más bien al contrario creo que es una pieza fundamental y armónica en la dentadura de España. Lo que creo que sí es comparable es la gestión que se hace de una y otra. 

Cualquier molestia que nos pueda producir una pieza es ante todo, y como tal debe interpretarse, un síntoma de que algo va mal. Cualquier fisura, cualquier pequeño orificio en el esmalte, no son sino puntos débiles por los que pueden entrar y en los que pueden acumularse los problemas que llevarán irremediablemente a la pérdida.

Siempre hay, siempre se encuentran, y yo doy fe de ello excusas para no acudir al dentista, siempre encontramos algo más importante que hacer, cualquier otra urgencia a la que responder, antes de tomar la heroica decisión de pedir hora al dentista y visitarle. Es caro, el dolorosos y es incómodo hasta en el calendario y, por eso, es siempre una decisión que podemos posponer hasta que, por desgracia, llega un momento en el que el incómodo, el fatídico momento, se hace irremediable.

Es fácil ponerse a pensar en si la pieza es indispensable o no, en que si cambiando la manera en que masticamos podemos soslayamos el dolor u el riesgo. Son excusas que, al final, no conducen a nada bueno, porque todo en el cuerpo humano es equilibrio, la boca y la dentadura también, y, si se rompe ese equilibrio, nos precipitamos a males mayores.

Lo mejor es, cuando el problema es sólo una caries que no amenaza a la estructura de la pieza, darle solución saneando y sellando el agujero para conjurar con ello males mayores. Hay que evitar a toda costa que la masticación evasiva o la resistencia al dolor, con o sin analgésicos, nos hagan perder las buenas maneras, la tranquilidad y la sonrisa. Estas cosas, las de las caries y el incendio nacionalistas se sabe cómo empiezan, pero nunca se sabe cómo pueden llegar a acabar.

Rajoy, aplicando su vieja receta del «aquí no pasa nada», no ha querido en el debate sobre el Estado de la Nación que acaba de concluir, mirar de frente a Cataluña. Una vez más ha decidido, y lo ha hecho por todos nosotros, que puede soportar el dolor y que no tiene por qué visitar al dentista, lo que no deja de ser un error y grave.

Rajoy puede fingir que todo está bajo control. Rajoy puede hacernos creer que Cataluña no es tan importante. Puede enseñarnos a «comer por otro lado» y darnos alguna que otra pastilla de demagogia para superar el dolor. Pero, mientras haga eso, la caries de la sensación de injusticia seguirá minando la pieza y ahondando en el problema que, sí, existe y se agrava por momentos.

Ayer, Rajoy volvió a despreciar la oportunidad de sentarse en el sillón del dentista para establecer el tratamiento que devuelva la funcionalidad y la sonrisa a nuestra bica. El conflicto, de momento sólo dialéctico, con Cataluña es esa cita que esquivamos con el dentista. Quizá vayamos saliendo del paso, pero, si no tomamos pronto las decisiones adecuadas, llegarán el dolor insoportable, la extracción y la hemorragia. Quizá así lleguemos a calmar nuestra boca, pero ya no será ña misma.
 
 

 

Puedes leer más entradas de «A media luz» en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

 

 

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario