Fracaso de participación en ‘Asedia el Congreso’: 30 detenidos, 29 heridos

/ 26 abril 2013

Entre 1.000 y 2.000 personas participaron ayer en la convocatoria de la Plataforma ¡En Pie! «Asedia el Congreso», entre fuertes medidas de seguridad y gran atención mediática. Los diarios hablan de «blindaje» de los alrededores del Congreso de los Diputados y de «despliegue policial sin precedentes». Unos 1.400 agentes vigilaban los puntos que se preveían más conflictivos. La protesta transcurrió de manera pacífica hasta las 8.30 de la tarde, cuando un grupo de radicales comenzó a zarandear las vallas de protección y a arrojar latas de cerveza, bolas y piedras a los policías. Los diarios reflejan enfrentamientos con los antidisturbios, cargas, carreras y quema de contenedores en varios puntos del centro de la capital, en los aledaños de la calle Alcalá y Gran Vía. En total se efectuaron quince detenciones y se atendió a 29 heridos – 13 policías y 16 manifestantes – , todos ellos de de carácter leve.

Asedia el CongresoLa plataforma convocante dio por concluida la protesta sobre las diez de la noche a través de varios mensajes en su cuenta de Twitter, en los que instó a retirarse de la concentración. «Debido a que no vemos fuerzas suficientes consideramos que no es prudente continuar con la acción 25A», tuiteó. En otro mensaje anunció que «continuar con la estrategia no tiene sentido por el insuficiente apoyo social».

En las horas previas a la marcha la Policía Nacional detuvo a 15 personas y requisó varios artefactos explosivos, bombas caseras, palos y bates de béisbol. Por la mañana 11 personas que participaban en un encierro preparatorio de la protesta en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense, que impedían la entrada y salida de trabajadores de la facultad, fueron arrestadas por negarse a ser identificadas y por resistencia y desobediencia a la autoridad. Según ABC, «una veintena de encapuchados armados ‘secuestra’ la Facultad de Políticas», término que también utiliza LA RAZÓN.

En la madrugada del jueves fueron detenidos otros tres jóvenes, para los que se ha ordenado ingreso en prisión, que portaban cócteles molotov «preparados para usarlos en la protesta para asediar el Congreso», según informó la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que precisó que pertenecen a un grupo de izquierda radical y antisistema.

Por otra parte, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional resolvió que debe ser el juez Eloy Velasco quien asuma la investigación sobre la protesta del Congreso. Velasco se inhibió el miércoles, víspera de la protesta de la investigación, por considerar que correspondía la juez que instruyó los incidentes del 25-S, el juez Santiago Pedraz. La inhibición fue recurrida por la Fiscalía y ayer la Sala de lo Penal consideró que los actos del 25-S y el 25-A no tienen relación, ya que la plataforma convocante de la última es «absolutamente anónima».

Ningún partido apoyó la concentración

Ningún partido político con representación en el Congreso apoyó la protesta y la mayoría se desmarcó claramente. Incluso IU, que sí apoyó la manifestación frente al Congreso del pasado 25 de septiembre. El coordinador federal de la formación, Cayo Lara, aseguró en rueda de prensa no compartir los objetivos, «por irreales», ni el «tinte violento» de la convocatoria. También el Partido Comunista de España emitió un comunicado por la mañana en el que aseguraba no convocar ni apoyar la concentración por no compartir «ni los métodos ni los fines perseguidos».

El presidente de la Cámara Baja, Jesús Posada, permaneció en su despacho durante la protesta, hasta las 20.55 horas, al igual que el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón. Posada se asomó varias veces a la Carrera de San Jerónimo y atendió a los periodistas, según reflejan los diarios. «Querer asediar y asaltar el Congreso es dar un paso muy grave contra la democracia», recalcó. «El que lo haga y, sobre todo, el que lo haga violentamente, tiene que ser consciente de las consecuencias que puede tener», subrayó.

Desde el PP, Carlos Floriano, repudió la protesta por ser «contraria a la democracia» e impulsada por la «izquierda radical y minoritaria» para atacar las «instituciones democráticas» e hizo un llamamiento a todos los partidos para defender «la soberanía popular». Álvaro Anchuelo, de UPyD, dijo compartir el «enfado» de los ciudadanos «porque hay muchos motivos» para ello, pero rechazó el uso de «la violencia o la coacción» en las manifestaciones. ABC habla de «preocupación entre los diputados por el aumento de los radicales».

Los diarios hablan de «fracaso» y destacan el despliegue policial

«La policía desactiva el ‘asedio’ al Congreso», señala el pie de foto que EL PAÍS lleva a su portada: un joven encaramado en la fuente de Neptuno con una pancarta que dice: «6,2 millones más de razones». «Apenas 1.500 personas atendieron la llamada para forzar la dimisión del Gobierno», apunta en el interior. EL MUNDO, también en un pie de foto en su portada en la que se ven unos cubos de basura ardiendo concluye que «el asalto al Congreso se quedó en los contenedores». En la información titula: «Fracasa el asedio al Parlamento» y considera que «la actitud intimidatoria y preventiva de la Policía evita incidentes relevantes».

ABC titula en portada: «Fracasa el ataque okupa al Congreso» y apunta en el interior que «acabó con pequeñas escaramuzas». LA RAZÓN habla del «triunfo de la democracia» y subraya que Jesús Posada «se quedó de guardián». LA GACETA titula en portada: «Emergencia nacional», relacionando el paro con la protesta y señala que «un imponente despliegue policial contiene el asedio violento al Congreso». También habla de «Fracaso del 25-A, que no logra convocar a más de 1.500 personas». Lo mismo que LA VANGUARDIA, que titula en portada: «Fracasa el cerco a un Congreso blindado» y detalla en el interior: «Cargas y carreras de 1.400 policías desbaratan el ‘asedio’ al Congreso». Según EL PERIÓDICO, «la exhibición de fuerza de Interior desactiva el ‘asedio’ del Congreso».

Texto del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *