Los observadores de la OSCE deja clara sus sospechas en el referéndum turco

/ 18 abril 2017

El jefe de le delegación de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Cezar Florin Preda, dijo ayer que el referéndum del pasado domingo en Turquía, en el que un 51,4% de los turcos votó a favor de la reforma constitucional para la instauración de un sistema presidencialista, “no ha cumplido con los estándares europeos”.

Erdogan

En un informe preliminar, los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) se apunta que el “marco legal” con el que se desarrolló la consulta no era el adecuado para “un proceso genuinamente democrático”. La directora de la misión de la OSCE, Tana de Zulueta, dijo que “las dos partes en la campaña no tuvieron las mismas oportunidades”, en el sentido de que “a los votantes no se les facilitó informaciones independientes sobre aspectos centrales de la reforma”.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, rechazó las críticas de los observadores internacionales sobre el proceso electoral y anunció una extensión del estado de emergencia. Erdogan dijo que “no ve, escucha ni reconoce” los informes de los observadores. Según señaló, Turquía celebró “elecciones más democráticas que ningún país jamás en Occidente”. Erdogan reiteró su voluntad de reintroducir la pena de muerte, además de señalar que no descarta un referéndum sobre el proceso de incorporación al bloque europeo.

Horas después de su discurso, el Consejo de Ministros, presidido por Erdogan, aprobaba una nueva extensión del estado de emergencia por tres meses, vigente desde el fallido golpe de Estado, en el mes de julio La extensión de la prórroga deberá pasar por el Parlamento, pero se da por hecho su aprobación por el Partido de la Justicia y el Desarrollo.

Por otro lado, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, llamó a las autoridades turcas “a buscar un consenso nacional lo más amplio posible”. Según la canciller alemana, Angela Merkel, “el resultado muestra la profunda división social y eso supone una gran responsabilidad para Erdogan”. El presidente francés, François Hollande, dijo que un referéndum sobre la pena de muerte supondría la ruptura con los valores y los compromisos del Gobierno turco con Europa”.

Por otra parte, las agencias señalan que fuentes de la Casa Blanca evitaron ayer comentar el referéndum, en el sentido de que reaccionará cuando se conozcan los resultados definitivos, pese a la preocupación de los observadores internacionales. No obstante, la agencia turca semipública Anadolu, que cita fuentes de la presidencia de Turquía, publica que Trump habría llamado por teléfono a Erdogan para felicitarle por el éxito de su plebiscito.

Por otro lado, miles de personas salieron ayer a las calles de Estambul para protestar por los resultados del referéndum, al no admitir el aumento de los poderes ejecutivos del presidente. El principal partido de la oposición, el socialdemócrata CHP (Partido de la Justicia y el Desarrollo) anunció que va a pedir la anulación del referéndum “El sistema presidencialista ha nacido muerto, no puede aplicarse en Turquía”, dijo la vicepresidenta de la formación, Yasemin Oney. El prokurdo HDP (Partido Democrático de los Pueblos), dijo tener indicios de que hasta el 4% de los votos podrían haber sido manipulados”.

EL PAÍS 1, 3, 4/EL MUNDO 18, 19/ABC 2, 26-28/LA VANGUARDIA 1, 3, 4/EL PERIÓDICO 1, 10, 11/LA RAZÓN 1, 26, 27

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *