‘Aguirre tapa la Gurtel con Zapata, Soto, y Maestre’, opinión de @CarlosParedesP

/ 16 junio 2015
Carlos Paredes (@CarlosParedesP)

Carlos Paredes (@CarlosParedesP)

Los chistes ofensivos sólo son condenables cuando le quitas la alcaldía al Partido Popular y dejas en tercer lugar al PSOE. Si Esperanza Aguirre hubiera sido alcaldesa de Madrid, hubiera dado igual lo de Zapata o lo de Rita Maestre, y si lo hubiera sido Antonio Miguel Carmona, seguramente también.

Los mismos que homenajean a la división azul, que fue a ayudar a quienes mataban judíos de verdad, piden que se condene a un concejal por unas desafortunadas palabras pronunciadas hace años, en un contexto que pretendía remarcar lo inapropiado de las mismas.

Se enjuicia públicamente a estos concejales, mientras se permite que otros de las filas propias amenacen con pegar un tiro en la nuca a Pablo Iglesias, -entre otras maravillas de la prosa- sigan en activo. Pero eso no importa, porque los que dicen esas barbaridades sí son del PP, y ya sabemos que si lo hace el PP es bien, y si lo hace el resto, es mal.

Un PP ayudado por la complicidad de Antonio Miguel Carmona, que no duda en poner el grito en el cielo para destruir a quien ha puesto en entredicho al PSOE.

Todo para tapar que el juez que redactará la sentencia sobre la Gürtel -Corrupción de la de verdad, de esa de quedarse con el dinero de todos- tiene una fuerte vinculación con el Partido Popular. No es sólo que este juez comparara el matrimonio homosexual con un matrimonio entre personas y animales (por cierto, que nadie le ha cesado de su cargo por ello), es que este juez cobró dinero del círculo del PP, y claro, así dinero mediante, igual más de uno salva la cárcel. Supongo, porque así nos lo muestran, que este debe ser el estado de derecho que tanto le gustaba defender a Cristina Cifuentes y sus acólitos de partido.

Las televisiones, que se juegan la adquisición de licencias dadas por este gobierno para la apertura de nuevos canales, se rasgan las vestiduras por unos tuits emitidos hace años, mientras silencian que Blesa y Rato andan libres por la calle.

La fiscalía estudia abrir diligencias contra Zapata por un posible delito de odio mientras insiste en la estupidez de la infanta, que no sabía los documentos que firmaba, aunque al parecer si estaba cualificada para cobrar más que la mayoría de nosotros por su trabajo en La Caixa.

La sexagenaria pobre, que se llevaba cinco millones de euros a casa el mismo día que decía que había que terminar con las mamandurrias, sí puede darse a la fuga por la Gran Vía y exigir condenas por falta de ética al resto, pero los demás no pueden protestar en un estado aconfesional contra la financiación pública a una religión en concreto, ni por la construcción de templos en espacios de enseñanza pública, pagados con dinero público. Perdón, hay un error, sí pueden protestar, pero en la intimidad, donde no sirva para nada.

Tal vez, si se hubieran dedicado más a la ética y menos a la religión, ahora el señor de Mesa, responsable político de que murieran varias personas cuando intentaban cruzar a nado la frontera de Melilla, y responsable político de la catástrofe del Prestige, no estaría cobrando más de lo que cobran el 80% de los españoles, del presupuesto público, con cargo al bolsillo de todos.

Reírse de los españoles con despidos en diferido está bien, pero parar un desahucio es terrorismo. A Esperanza Aguirre le parece muy grave lo de Marta del Castillo, no tanto lo de las niñas del Palma Arena, o lo de las víctimas del franquismo, que tienen el mismo derecho a encontrar los restos de sus familiares que los padres de Marta. Más aún, al menos los padres de Marta han podido ver el juicio y condena de quienes asesinaron a su hija, mientras que es el propio partido de Esperanza Aguirre quien bloquea el juicio y condena de quienes asesinaron a las víctimas de la dictadura.

Y es que esta guerra, no es por una izquierda o derecha que se daban la mano cada vez que había dinero de por medio. Esta guerra es contra un 15-M transformado y metido a política que amenaza con robarles el monopolio del mando. No es que vayan a tocar a menos pastel, el miedo es que abran el pastel a los ciudadanos, y se queden sin comérselo los que hasta ahora se han venido poniendo hasta arriba, con el dinero de los demás.

 


* Carlos Paredes es activista social. Fue portavoz de Democracia Real Ya, desde sus orígenes hasta el primer aniversario del 15-M. Formó parte de la organización de la primera manifestación del 15 de mayo de 2011, cuya fecha dio nombre al movimiento 15-M (15 de Mayo). Colaboró además en la organización de la manifestación internacional del 15 de octubre de 2011, bajo el lema «United for a blobal change» que tuvo repercusión, por primera vez en la historia, de manera coordinada y bajo un mismo lema y organización, en 22 países, y que hizo que más de siete millones de personas salieran a la calle en las diferentes ciudades españolas. (Más de un 17% de la población del país)

Ha colaborado, además de con ‘Diario La Nube‘, ‘Diariocrítico’, ‘El Secreto del Olivo’, el programa de debate televisivo ‘La plaza en llamas’, y ‘El Programa de Ana Rosa’, donde participó como tertuliano para la sección de noticias (economía y política) durante el verano de 2012.

1 comentario

  1. Pingback: Aguirre tapa la Gurtel con Zapata, Soto, y Maestre

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario