Análisis de Bolsa por ‘El Observador’: el análisis que leen los inversores y expertos bursátiles (10 enero 2015)

/ 11 enero 2015

Bolsas y mercados crisis Catalunya Banc

Durante la sesión de ayer viernes la bolsa española tuvo que digerir los mazazos que lanzaron el Santander y el BCE cada uno por distintas vías. El jueves el Banco Santander anunció, simultáneamente, una ampliación de capital por importe de 7.500 millones de euros sin derecho de suscripción preferente para sus accionistas y una rebaja del 66,6% del dividendo. Los títulos estuvieron suspendidos de cotización durante gran parte de la sesión hasta que, ya con el mercado cerrado, se anunciaron ambas noticias. Tocaba esperar por tanto como se tomaría el mercado este anunció al día siguiente. En el mercado se contaba con que algún día se produciría el recorte del dividendo y se acabaría con el programa de scrip dividend puesto en marcha con el inicio de la crisis en el 2007. Pero con lo que no se contaba era con una ampliación de capital de tal magnitud, y menos, para reforzar una solvencia que el banco se ha jactado siempre de tener controlada. Sea como sea, una vez más, a los analistas, brokers, gestores y accionistas el complicado mercado bursátil les han pillado por sorpresa y les ha dado donde más les duele (en el bolsillo). Y es que invertir nunca ha sido fácil. Al valor le dieron palos durante todo el día y más de uno dio gracias cuando sonó la campana de cierre. Finalmente acabó bajando un 14,09% hasta los 5,89 euros, en gran medida para ajustarse al precio de colocación en 6,18 euros. Parece ser que ayer huyeron todos aquellos inversores (probablemente mucho fondo de inversión) que estaban dentro del valor por la generosa retribución que daba su dividendo. Lo que tampoco ha gustado nada, la dirección del banco tendrá sus razones, es que la ampliación se haya hecho sin contar con el derecho preferente para sus accionistas y que a éstos no se les haya contado la necesidad de reforzar la solvencia. Habrá que estar pendientes de cómo evoluciona el valor durante las próximas semanas.

Dicho esto, y una vez que ya hayan llorado los accionistas actuales, la operación realizada es probablemente una gran oportunidad de compra para aquellos nuevos inversores que apuesten por esta nueva etapa para el banco. Veremos si finalmente Ana Botín tiene tan buenos golpes magistrales como su padre Emilio. El dinero recogido se usará para reforzar y ampliar cuota de mercado en los países en los que está presente. Y en cuanto al dividendo, sinceramente, no es algo que deba preocupar al inversor. En España estamos acostumbrados a tener en cartera buenos valores que repartan generosos dividendos y que nos reporten unas buenas rentas anuales. No es malo tampoco tener en cartera valores que repartan menos beneficios pero que, a cambio, las empresas lo usen para generar beneficios futuros. Estos valores son, necesariamente, valores que crecerán en valor y sus cotizaciones lo reflejarán.

Decíamos al principio del comentario que también el BCE se ha encargado de darle un repaso a las bolsas. ¿Y qué ha hecho esta vez? Pues parece ser que sus propuestas para lanzar un QE no son todo lo atractivas que los inversores esperaban, tanto por la cuantía (500 mil millones), el plazo barajado para su despliegue y por la forma de hacerlo. El BCE aún no ha decidido si compraría bonos por países en proporción al peso de estos en el banco, si compraría títulos únicamente con rating triple AAA o si cederá el testigo de las compras a los distintos bancos centrales de cada país. Esperemos que, en cualquier caso, el resultado sea el idóneo para la recuperación económica y para los ciudadanos europeos pero, a este paso, a las bolsas no les va a servir de estímulo alguno.

El Ibex retrocedió un 6,10% en la semana y dejó la rentabilidad anual en el –5,45%. De momento nuestra campeona del año pasado flojea en relación a sus homólogas europeas.

Por: El Observador – JM

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario