Egipto: detienen a la cúpula de los Hermanos Musulmanes

/ 5 julio 2013

El Ejército egipcio lanzó ayer una ofensiva contra la cúpula de los Hermanos Musulmanes deteniendo a sus dirigentes clave horas después del golpe de Estado con el que destituyó al presidente electo Mohamed Mursi, que se encuentra bajo custodia de los militares en un lugar no revelado.

Mohamed Morsi (Foto: Wikipedia, autor Jonathan Rashad)

Mohamed Morsi (Foto: Wikipedia, autor Jonathan Rashad)

La fiscalía dictó orden de detención, entre otros, del líder supremo de la Hermandad, Mohamed Badie, así como la de su lugarteniente, Jairat el Shater, a los que acusa de haber incitado a los defensores del presidente depuesto a abrir fuego contra los manifestantes que asaltaron la sede de de los Hermanos Musulmanes de El Cairo el pasado domingo. Además de esos líderes, fueron detenidos cientos de partidarios de Mursi, entre los que se encontraban el presidente y el vicepresidente del Partido Libertad y Justicia. La fiscalía comenzará el lunes los interrogatorios.

Ayer por la mañana fue investido como nuevo presidente interino de Egipto Adli Mansur, y previamente juró su cargo como presidente de la Corte Constitucional Suprema. En sus primeras palabras como presidente, Mansur dijo que los Hermanos Musulmanes «son parte de la ciudadanía» y los invitó a «participar en la construcción de la nación». «Nadie será excluido», añadió. Los ministros del Gobierno egipcio presentaron ayer su dimisión en bloque en protesta por el golpe de Estado.

El Ejército negó anoche estar tomando «medidas excepcionales o arbitrarias contra cualquier facción política». Las Fuerzas Armada egipcias pidieron ayer a los egipcios, a través de un mensaje difundido en la página oficial del portavoz del Ejército, que dejen de lado la venganza y sean tolerantes para lograr la reconciliación nacional, a la vez que garantizaron la libertad de expresión y reunión.

Por su parte, los Hermanos Musulmanes han convocado para hoy un «viernes del rechazo contra el golpe y las detenciones», y han pedido que las concentraciones que se realicen sean pacíficas y que las instituciones del Estado garanticen la seguridad.

El secretario del Partido Libertad y Justicia, Mohamed Beltagy, insistió en que nunca planearon un golpe pero se les «impuso uno», y recordó que se ha rechazado «la legitimidad electoral y constitucional». Por su parte, la Coalición Nacional en Apoyo a la Legitimidad, de corte islamista, subrayó su respaldo a Mursi como presidente legítimo de Egipto.

Mientras, el líder del partido salafista Nour, Yunis Majiun, afirmó estar negociando con las nuevas autoridades la reapertura de los canales islamistas cerrados el pasado miércoles.

Al menos 11 personas murieron y más de 500 resultaron heridas en los enfrentamientos que se produjeron tras el derrocamiento de Mursi en distintos puntos del país. Islamistas armados atacaron esta madrugada el aeropuerto de El Arish.

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario