El pacto que podría evitar una guerra en Siria: la destrucción de su arsenal químico

/ 15 septiembre 2013

Estados Unidos y Rusia alcanzaron ayer un acuerdo para que Siria se deshaga de todo su arsenal químico antes de un año. Según detalló el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, en una conferencia de prensa junto a su homólogo ruso, Sergei Lavrov, Damasco tiene una semana para remitir un inventario de todas sus armas químicas, y expertos internacionales deberían estar trabajando sobre el terreno en el mes de noviembre.

SiriaSe calcula que esas armas deben de quedar bajo control internacional para su destrucción en la primera mitad del próximo año. EEUU estima que Siria tiene un millar de toneladas métricas de gases venenosos distribuidos en unos 45 depósitos a lo largo de todo el país. No solo el Gobierno, sino también los rebeldes sirios tendrán que colaborar en la seguridad de los inspectores internacionales. El régimen sirio ha dado garantías de que permitirá el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en Ginebra. «Si este acuerdo se cumple totalmente, se puede acabar con la amenaza que las armas químicas representan, no solo para el pueblo sirio, sino para sus vecinos y para toda la región», declaró Kerry. «Hemos acordado que la solución debe ser política, no militar», dijo Lavrov, y aclaró que «en este acuerdo, por supuesto, no se dice nada sobre el uso de la fuerza o sobre ninguna sanción automática».

Uno de los motivos de enfrentamiento entre Moscú y Washington es qué hacer en caso de que no cumpla el acuerdo. El asunto pasaría al Consejo de Seguridad, que activará el Capítulo 7, que establece acciones punitivas. El presidente estadounidense, Barack Obama, ha advertido de que «si la diplomacia falla, EEUU y la comunidad internacional tienen que permanecer listos para actuar». El pasado viernes, el secretario general de la ONU, Ban-ki-Moon, adelantó que el informe de los inspectores aportaría pruebas «abrumadoras» sobre el uso de armas químicas y acusó a Bachar El Asad de «crímenes contra la humanidad».

Los rebeldes se oponen al acuerdo internacional

El jefe del Ejército Libre de Siria, el general Selim Idriss, rechazó ayer el pacto entre EEUU y Rusia sobre las armas químicas del régimen de El Asad y acusó al régimen de haber comenzado a trasladar material químico de sus arsenales a países vecinos como Líbano e Irak. «Ese acuerdo no nos concierne y seguiremos peleando hasta la caída del Gobierno. El régimen reconoce el crimen y una vez que le quiten las armas dejan tranquilo al criminal. Se ha cometido un crimen contra la Humanidad y nadie es responsable. ¿Cómo vamos a aceptarlo?», señaló Idriss, que mostró su indignación ante el giro que ha adoptado EEUU Unidos y sus aliados occidentales. «Estamos decepcionados y frustrados y sólo vamos a contar con nuestras propias fuerzas porque ya hemos perdido la esperanza de que nos ayude la comunidad internacional», dijo el líder rebelde. Pese a su rechazo al plan, Idriss indicó que los rebeldes no van a obstaculizar el trabajo de los inspectores internacionales.

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario