El PP es Cañete, opinión de Javier Astasio

/ 17 mayo 2014
Andamos ocupados en las últimas horas en denostar el machismo simplón, vulgar y altamente ofensivo y eso, con tenerlo merecido y mucho el ex ministro no debe desviarnos de una verdad incontestable. Cañete es el candidato del Partido Popular a las próximas elecciones europeas y, dicen, futuro comisario europeo y, si lo es,  no hay que buscar otra razón más que la de que el PP es exactamente igual a Cañete. No hay que darle vueltas, porque fue el propio Rajoy, supongo que ahora avergonzado, quien explicó la exasperante demora en designar al candidato Cañete, en que ere el mejor y lo mejor se deja para el postre.
Mucho bicarbonato van a necesitar Rajoy y todos sus asesores para poder todas las barbaridades machistas racistas y clasistas de este personaje que, pese a haber nacido en Madrid, ha sabido sumergirse como nadie y por vía matrimonial en lo peor de la cultura del señorito andaluz, dispuesto siempre a hacer bromas y chascarrillos a costa de camareros rumanos, trabajadores africanos o mujeres de todo tipo y condición, que, por más que se esfuercen siempre quedarán por debajo  siempre por debajo de su «acreditada» -basta con ver la foto que ilustra esta entrada- capacidad intelectual.
No hay que darle vueltas, Cañete es machista, porque el PPes racista, Cañete es clasista, porque el PP es clasista y Cañete es racista porque el PP también lo es. Nadie con tantos años de militancia en un partido como los que lleva Cañete en el PP o en Alianza Popular puede ser muy distinto de su partido y los que, como ocurriera con el hoy ministro del aborto, Gallardón, se esfuerzan en parecer versos sueltos es porque, simplemente, disimulan.
Cañete es un tipo capaz de decir con la mayor naturalidad del mundo, no una sino tres veces, que no quiso acorralar desde su superioridad intelectual a una mujer como Elena Valenciano, para no ser acusado de machista. Y, si lo dijo y lo dijo tres veces en menos de dos minutos es porque, sencillamente, lo cree. Y que no me vengan ahora con que el PP tiene tantas o más mujeres que cualquier otro partido en  sus cuadros dirigentes, porque lo que realmente importa son las políticas en favor de la mujer y de igualdad, no cuántas ministras haya en el gobierno o cuántas mujeres haya en la dirección del partido.
Un partido que promueve la segregación de niños y niñas en las escuelas, un partido que convierte a las embarazadas en rehenes del sistema, negándoles cualquier capacidad de decisión sobre su cuerpo, un partido que consagra, y no es el único, la desigualdad laboral y salarial entre hombres y mujeres, se pinte como se pinte es un partido machista. Basta con detenerse en el mensaje que sin que nadie se lo pidiese hizo colgar Rajoy en la web de La Moncloa, un mensaje aparentemente cursi y rancio, en el que, sin embargo, se apostaba por la indivisibilidad de la familia en un país que tiene reconocido el divorcio por ley desde hace tres décadas, en un país en el que hay monstruos que viven agazapados en miles de hogares haciendo sufrir a su esposa y sus hijos, a veces hasta la muerte, y que no necesita otra cosa que que desde el gobierno se refuerce esa idea enfermiza de que la familia, de la que se cree amo, no se rompe.
Cañete, como Rajoy y el PP, desprecia todo lo que desconoce porque no se ha parado a pensar en ello o porque, sencillamente, no es útil o, mejor dicho, utilizable para sus fines, Por eso, ayer, casi al tiempo en que él mismo se revolcaba en su machismo, el grupo municipal del Partido Popular en Toledo, con su presidente, Arturo García Tizón, presidente de la Diputación, como la difunta Isabel Carrión, a la cabeza, abandonó, con una única excepción, elpleno municipal, para no escuchar a la madre de un niño enfermo de cáncer, como representante de decenas de padres y madres de otros tantos niños enfermos de cáncer, que, simplemente, quería pedir ayuda para mejorar las condiciones de hospitalización de sus hijos. García Tizón, al que su dios conserve muchos años, despreció la información que otros padres le brindaban por escrito, porque, simplemente, «no le interesaba».
Que no se nos olvide, ese tipo incapaz de conmoverse ante las lágrimas de un padre desesperado, y el mismo Cañete son el mismo Partido Popular, que se presenta dentro de ocho días a las elecciones. Allá nosotros si le votamos.
Puedes leer más entradas de «A media luz» en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario