Enrico Letta se someterá al voto de confianza del Parlamento para superar el golpe de Berlusconi

/ 30 septiembre 2013

El primer ministro italiano, Enrico Letta, solicitará el miércoles un voto de confianza al Parlamento para tratar de encontrar una salida a la crisis creada por la dimisión de los cinco ministros del partido de Silvio Berlusconi, Pueblo de la Libertad.

Enrico Letta - Foto: Governo.it

Enrico Letta – Foto: Governo.it

Letta anunció su decisión tras reunirse en la tarde de ayer con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, con el que acordó hacer todo lo posible para evitar unas nuevas elecciones tan solo siete meses después de las anteriores.

Por la mañana, Napolitano ya había dicho que «solo ante la imposibilidad de formar Gobierno» tomaría la decisión de disolver las cámaras y convocar elecciones. «Estamos en una fase un poco crítica. Intentaré ver si hay posibilidades para la continuación de esta legislatura y procederé a una cuidadosa verificación de los precedentes que existen en otras crisis de Gobierno, a partir de la segunda crisis del Gobierno de Romano Prodi en 2008″, señaló el presidente de la República. Aquella crisis se consumó después de que la dimisión del entonces primer ministro, Romano Prodi, y la pérdida de confianza en el Senado obligaran a la disolución del Ejecutivo.

Las presiones de Berlusconi dividen a su partido

La decisión de Berlusconi de retirar a los ministros del PDL del Ejecutivo italiano, argumentando que no quieren ser «cómplices» de la próxima subida del IVA, está creando divisiones dentro de su propio partido. Tres de los cinco ministros que el sábado presentaron su dimisión criticaron ayer la decisión del exprimer ministro de obligarles a abandonar el Ejecutivo. Algunos dentro de su propio partido no ven tras el radicalismo de Berlusconi más que un intento de no ser expulsado del Senado por su condena a cuatro años de prisión por fraude fiscal en el caso Mediaset.

Las diferencias surgidas entre radicales y moderados en el seno del Pueblo de la Libertad permiten albergar esperanzas al Ejecutivo de Letta. Tanto Letta como Napolitano confían en que, apelando al sentido de responsabilidad y a la delicadísima situación económica por la que atraviesa Italia, consigan convencer a una decena de parlamentarios del partido de Berlusconi para que apoyen al actual Gobierno y permitan de ese modo la supervivencia de un Ejecutivo que se formó hace tan sólo cinco meses y que tantas negociaciones y fatigas costó poner en pie tras la división del voto en las últimas elecciones.

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *