Fractura interna del PP, hartos de la actitud de Cospedal y Rajoy en el ‘caso Bárcenas’

/ 16 agosto 2013

Las declaraciones de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y Javier Arenas, exsecretario de la formación durante los años 1999-2003, ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz por el caso Bárcenas, han agravado la fractura interna del PP.

Rajoy y Cospedal (Foto web PP)

Rajoy y Cospedal (Foto web PP)

Según constata EL PAÍS, De Cospedal, y los exsecretarios generales Francisco Álvarez-Cascos y Javier Arenas, se han limitado a negar que existiera una contabilidad B en el partido y a declarar que el capítulo de donaciones no era asunto suyo, sino de los dos tesoreros que tuvo el partido entre 1990 y 2008. Este escándalo, el más grave que ha sufrido el PP en su historia, ha evidenciado el enfrentamiento de dos sectores. De un lado, los fieles a Cospedal; y por otro, la órbita de Javier Arenas, vicesecretario de Política Local y Autonómica y veterano hombre fuerte en el partido. Ambos se sienten apoyados por Mariano Rajoy, cuya continuidad al frente del partido nadie cuestiona de momento. El futuro del PP pasa por la decisión que adopte el presidente en las próximas semanas para salir del escándalo en el que están involucrados por el caso Bárcenas. Muchos dirigentes esperan una renovación inminente, pero no hay acuerdo respecto al alcance que deben tener esos cambios.

El último episodio judicial del caso ha alentado aún más las tensiones internas. Cospedal declaró al juez que ella no participó en la decisión que adoptó su partido en abril de 2010, cuando ya era número dos de la formación, de dar un trato privilegiado a Bárcenas, imputado por corrupción. Sus respuestas al juez apuntando a Rajoy y a Arenas como autores intelectuales de la protección especial dada a un corrupto ha desconcertado a muchos dirigentes y ha reavivado la fractura. «No tenía otra alternativa», señalan fuentes del entorno de la secretaria general. «Ella lo único que hizo ante el juez fue contar la verdad de lo ocurrido. Ha sido valiente». Lo hizo un día después de que Arenas contara a Ruz una reunión con Bárcenas en la que Cospedal no estuvo y donde se acordó la situación en la que quedaría el extesorero en Génova. Esta versión deja en mal lugar a Javier Arenas, quien supuestamente influyó decisivamente en Rajoy para que mantuviera a Bárcenas con el mayor sueldo del partido. Con esa estrategia, se pretendía evitar que el extesorero tuviera la tentación de revelar secretos financieros que podrían hacer un daño irreparable al partido.

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario