‘Juego de Tronos’ 7×06: análisis y claves del capítulo

/ 26 agosto 2017

La reina encuentra un héroe y un enamorado a su altura durante el día en el que pierde a su hijo

Algunas verdades necesitamos leerlas para creerlas y eso le ha sucedido a los principales personajes de ‘Juego de Tronos’ en el sexto capítulo de la séptima temporada de una de las series de televisión más importantes de la Historia.

‘Juego de Tronos’ es una serie que está pasando a la Historia no solo por sus efectos especiales, las escenas de batalla y el buen trabajo del elenco de actores, sino también debido a que, tras sus tramas, hay ideas de calado que a veces se sintetizan en frases que parecen escritas por filósofos. Cuando en el anterior capítulo Jon Nieve le dijo al Perro lo que tenían en común, “todos respiramos”, dio un mensaje de unidad que es el sentido de la serie y se puede extrapolar a nuestra sociedad, especialmente, en momentos en los que todos estamos tan divididos.

Este capítulo va de eso. Lo más importante es que una de las grandes protagonistas, Danerys Targaryen, vio por sí misma a los caminantes grises y descubrió su poder, pues perdió a su hijo, el dragón Viserion. Además, descubrió, al fin, una pareja a su medida. Vio a Jon Nieve en combate, lo vio sobrevivir a lo imposible y descubrió las heridas de su torso, que confirmaban aquello de que fue apuñalado por los suyos. Al mismo tiempo, John vio que Daenerys es la gran reina ante quien hubiera hincado la rodilla, de no haber estado herido. Es de gran ternura ver a ambos enamorados y cómo la llama “Dani” y también “mi reina”. Amor y admiración tras haberla visto pelear. Ella, en un momento de sinceridad y humildad, le confiesa que espera estar a la altura.

En orden de importancia, se produce un duelo dialéctico de gran tensión. Se trata del que se produjo entre las dos hermanas Stark, Arya y Sansa. Este enfrentamiento ha sido orquestado y manipulado por Meñique, quien se sigue posicionando como uno de los personajes más inteligentes y maquiavélicos. Hizo llegar a manos de Arya la carta que escribió Sansa traicionando a su familia y, además, se encarga de apartar sutilmente a Brienne de su camino.

El final es muy impactante, pues el Rey de la Noche logra un gran soldado para su causa: el dragón Viserion, que ahora será de hielo.

John Nieve y los suyos descubrieron no solo la eficacia del vidriagón y fuego, sino que, al caer un caminante, caen todos los muertos a quienes convirtió.

Y, por último, se introdujo un asunto que parece que cobrará importancia: Tyrion deseaba hablan con Daenerys sobre la búsqueda de descendencia, asunto que ella no quiso tratar. No obstante, le explicó a Jon Nieve, con quien ya imagina un futuro, que no tendrá más hijos que sus dragones.

Cómo ver gratis ‘Juego de Tronos’ este verano con ‘HBO España’

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *