‘Juego de Tronos’ 7×04: análisis y claves del capítulo

/ 7 Agosto 2017

El episodio 7×04 de Juego de Tronos, ‘El botín de guerra’, nos ha dejado a todos con la boca abierta, ya que lo tiene todo: encuentros, discusiones y guerra.

juego de tronos

Otra vez más, Juego de Tronos ha conseguido dejarnos con la boca abierta y sin poder esperar una semana entera para ver el siguiente episodio. Esta vez, en el capítulo 7X04: “El botín de guerra”, ha habido momentos que todos los amantes de las series de televisión esperábamos. En este post vamos a comentarlos todos, así que si no has visto el capítulo todavía, ponte a ello porque se acercan spoilers.

La manada Stark se hace más grande poco a poco

Uno de los momentos más esperados por los fans de Juego de Tronos sucede al principio del episodio: la vuelta de Arya Stark a Invernalia, su casa, y el encuentro con sus hermanos. No defrauda en absoluto, que levante la mano al que no se le escapó una lagrimita cuando se encuentran Sansa y Arya en la cripta de Invernalia.

También se encuentra con Bran, con el que vemos tener una cierta empatía, quizás porque ambos han adquirido poderes nuevos y han vivido aventuras inimaginables. Sansa al contrario, parece sentirse un poco perdida al ver las nuevas y misteriosas cualidades de sus hermanos.

null

Jon y Daenerys acercan posiciones en Rocadragón

​A todos nos dejó un poco fríos el encuentro entre Jon Snow y Daenerys Targaryen en el anterior capítulo, no porque fuese decepcionante, sino porque nos dejó con ganas de más. En este episodio, vemos como Jon encuentra en la cueva de vidriagón unas inscripciones antiguas que podrían probar la existencia de los Caminantes Blancos, y se los enseña a Daenerys.

En la cueva Jon le convence de que los Caminantes son una amenaza real, ambos explican sus posturas, ambos parecen entenderse, pero todo indica que aún es pronto para que veamos a estos personajes apoyarse mutuamente.

Los Lannisters ya conocen a los Dothraki y… ¡a Drogon!

El episodio acaba con el ataque Dothraki por sorpresa a las tropas Lannisters, que estaban agotadas tras la invasión a Altojardín. La batalla es todo un caos, y no tiene nada que envidiar a la de los bastardos en cuanto a calidad de rodaje. Los Dothraki son superiores en número y fuerza, consiguen destruir con facilidad las líneas defensivas de los Lannisters, además, cuentan con un aliado aéreo, Daenerys a lomos de Drogon.

Jaime sabe que están perdidos, por eso intenta llevarse con ellos a Daenerys y al dragón con el arma que vimos que había construido Qyburn. De ello se encarga Bronn, que consigue acceder al arma y herir a Drogon.

Aprovechando que el dragón está herido, Jaime coge una lanza y corre en su caballo a asestarle el golpe de gracia, pero a Drogon aún le quedan fuerzas para soltar una llamarada que casi acaba con Jaime, si no fuera por la rápida intervención de Bronn. Y ahí termina todo, ¿qué pasará en el siguiente capítulo? Lo veremos el próximo domingo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *