La corrupción política en España, sin solución: la Fiscalía denuncia que no hay leyes ni medios

/ 24 abril 2014

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, denunció ayer en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados que debate ideas contra la corrupción la falta de medios en la Administración de Justicia y la escasez de instrumentos legislativos adecuados en la lucha contra las malas prácticas de la clase política. Según expuso, la legislación es «manifiestamente insuficiente, enrevesada y no acorde con la gravedad que se demanda por la ciudadanía».

Eduardo Torres-Dulce (Foto: Fiscalia)

Eduardo Torres-Dulce (Foto: Fiscalia)

Además Eduardo Torres-Dulce criticó la «precariedad en los medios materiales y humanos con los que trabajan las fiscalías provinciales, donde se ventilan el 80% de las causas, lo que hace que afrontarlas se convierta en una tarea titánica y en muchos casos destinada al fracaso».

Reclamó para los fiscales la instrucción de las causas y denunció que «las causas más complejas llegan precocinadas por la policía y Hacienda». «Hay que evitar que los procedimientos por delitos de corrupción se perpetúen en el tiempo, con la consiguiente desmoralización social y pérdida de confianza en la Justicia», indicó. El fiscal general incidió en que la instrucción no debe ser «un juicio por adelantado en fase escrita» y recordó que su finalidad «no es acreditar los hechos», sino concretar indicios delictivos para poder formular una acusación que debe acreditarse ante el tribunal de enjuiciamiento. EL PAÍS interpreta que «Torres-Dulce censura la reforma del Ejecutivo por insuficiente».

Torres-Dulce subrayó que delitos como la prevaricación, el cohecho o la malversación de caudales públicos constituyen un «ataque demoledor a los pilares del Estado de Derecho» y advirtió de que si no se combaten de manera «contundente» alientan a la ciudadanía a «justificar» delitos como el «fraude tributario o a la Seguridad Social».

Además de Torres-Dulce, ayer comparecieron el director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Benigno Pendás, y el presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda. Pendás reclamó una reflexión sobre la retribución de los políticos, que consideró bajo, y abogó por garantizar salidas adecuadas y atractivas de la vida política para evitar que los políticos se conviertan en una especie de casta profesionalizada y para atraer a la política a la gente «más valiosa». Álvarez de Miranda propuso dotar al Tribunal de Cuentas de una unidad de partidos políticos que duplique el personal dedicado a su control, así como una mayor precisión a la hora de fijar los objetivos de los programas de fiscalización.

CiU y PSOE reclamaron la financiación de los partidos con dinero público para evitar la financiación irregular y donaciones de particulares que puedan dar lugar a situaciones de prevaricación o cohecho. En la primera sesión de la Comisión todas las fuerzas parlamentarias coincidieron en la necesidad de alcanzar un «pacto de Estado» contra la corrupción.

EL PAÍS 1,11/EL MUNDO 1,4,5/ABC 25/LA VANGUARDIA 1,17/EL PERIÓDICO 27/LA RAZÓN 18

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

– Más vídeos de noticias:

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario