La infanta Cristina no colabora y se limita a decir que confiaba en los negocios de Urdangarín

/ 8 febrero 2014

La Infanta Cristina llegó algo antes de las 10 de la mañana a los juzgados de Palma para declarar como imputada por un delito fiscal y otro de blanqueo de dinero en el marco del caso Nóos. La hija del Rey se bajó del coche para dejarse fotografiar y no tuvo problemas en sonreír ante las cámaras. En la primera parte del interrogatorio, que le correspondía al juez instructor, José Castro, la infanta se ha negado a dar detalles y a casi todo ha dicho que no sabía nada de estas operaciones de Nóos y Aizoon.

1La declaración de la Infanta se está basando en negar cualquier pregunta sobre su presunta implicación en el blanqueo de capitales o fraude fiscal a través de las sociedades que tenía junto a su marido, el Instituto Nóos y Aizoon.

Doña Cristina, según ha filtrado a la prensa el abogado Manuel Delgado, de una de las plataformas que configuran la acusación popular, Foro Cívico Julio Anguita, ha contestado al 95% de las preguntas con un «no sé», argumentando que todas las operaciones y los negocios de su marido, Iñaki Urdangarín, no tenían lugar con su conocimiento. También se ha filtrado que no conocía que el servicio del hogar estaba contratado a través de Aizoon, como gastos de la empresa, lo que podría ser un caso de fraude fiscal.

Algunas fuentes ya habían adelantado que la estrategia de la defensa iba a ser esa: Urdangarín se inmolaría y así asumiría las culpas, aunque el juez ya esperaba esto e igualmente la hará responsable de las actividades presuntamente ilícitas.

Blindaje a la infanta

La declaración de la infanta que ha desplegado un amplio dispositivo policial que supera los 200 agentes, aunque no se ha filmado, sino que sólo se ha grabado la voz, algo que, en palabras del juez Castro, no supone ningún «trato privilegiado».

LA VANGUARDIA señala que una de las preguntas claves del magistrado es hasta qué punto la Infanta tenía conocimiento de los negocios de su marido. El rotativo apunta que una de las preguntas clave es: «¿por qué pagó Aizoon 436.703 euros de la reforma del palacete de Pedralbes?». ABC apunta que el juez, por una parte, trata de buscar «contradicciones en el testimonio» de la Infanta, pero, por otra, es consciente de que «no debe presionarla o mostrarse agresivo» ya que los halagos que recibe hoy pueden transformarse en críticas si muestra «una actitud que sugiera empecinamiento en mantener la imputación».

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

– Más vídeos de noticias:

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario