La liberación de los asesinos de Anabel Segura y Olga Sangrador acaba con la paciencia de los españoles

/ 28 noviembre 2013

El asesino de Anabel Segura, Emilio Muñoz Guadix, y el de Olga Sangrador, Juan Manuel Valentín Tejero, salieron ayer de las prisiones en las que cumplían condena por dos de los crímenes que más conmocionaron a la opinión pública en los años 90, según reflejan hoy de manera destacada los diarios.

portada razonA ambos se les ha aplicado la anulación de la doctrina Parot decretada en la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Emilio Muñoz Guadix, que fue condenado a 43 años de prisión por el secuestro y asesinato de Anabel Segura en 1993, aseguró que no es «un peligro para la sociedad». «Cometí un error grave, que asumí desde el primer momento. He pagado mi condena», aseguró, y se mostró arrepentido por su crimen. «¿Quién puede perdonar eso? Se nos fue de las manos, pero no se puede hacer nada, pedir perdón y nada más», declaró a los periodistas en la puerta de la prisión.

Juan Manuel Valentín Tejero fue condenado a 50 años por el rapto, violación y asesinato de la niña de nueve años Olga Sangrador, en 1992. Los diarios reflejan que Tejero «no tiene conciencia del mal», según la psicóloga que le ha tratado en prisión durante más de veinte años.

«Salen los otros bárbaros de los 90», titula EL PAÍS. «Los asesinos de Anabel Segura y Olga Sangrador, también libres», recoge en portada EL MUNDO. En su portada, ABC dice: «Nadie entiende que salgan libres los asesinos de Anabel Segura y Olga Sangrador» y en páginas interiores señala: «España revive sus pesadillas a golpe de excarcelaciones». Según LA RAZÓN, «la calle es suya».

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario