Las 3 ciudades que hay que visitar en Alemania

/ 27 mayo 2014

Conoce un poco más de las ciudades alemanas que constituyen los principales destinos turísticos del país. Si estás planeando viajar por Alemania pero no sabes por qué ciudad empezar lee con atención: este país y sus ciudades ofrecen historia, cultura, arte, deporte y naturaleza, todos los ingredientes necesarios para la mejor de las experiencias.


ciudades que hay que visitar en Alemania

Berlín

La capital alemana es la ciudad más poblada del país, siendo su área metropolitana una de las más extensas a nivel europeo. Berlín hay que visitarla porque, incluso entre sus hermanas alemanas, es una ciudad única. Su principal atractivo es su legado histórico: es posible visitar antiguos búnkeres, iglesias medio destruidas a causa de los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, los restos del Muro de Berlín… En definitiva, pasear por sus calles es como pasear por imágenes del siglo pasado. Esta circunstancia señala perfectamente a todo turista qué ver en Berlín: la puerta de Brandemburgo, el Reichstag, el Monumento al Holocausto y las principales plazas, Alexanderplatz y Postdamer Platz.

Pero además Berlín está salpicado de numerosos lagos y parques (Tiergarten y Mauerpark están entre los imprescindibles), y sus callejuelas y barrios no tienen desperdicio. Desde el más occidental Charlottenburg hasta Kreuzberg en el sureste, Berlín se convierte en una ciudad apasionante para todos los visitantes.


Múnich

Al sur de Alemania y al norte de los Alpes está asentada la tercera ciudad más poblada del país y una de las que mayor calidad de vida ofrece a sus habitantes, Múnich. Actualmente es uno de los centros financieros y editoriales del país, aunque en su origen fue fundada por monjes benedictinos.

La ciudad empieza en Marienplatz, donde se pueden ver los dos ayuntamientos, el viejo y el nuevo, y la Columna de María. Cerca de allí está la iglesia Alter Peter, a cuya torre se puede subir para disfrutar de unas espectaculares vistas de la ciudad. Otras visitas obligadas son la de la Residencia de los monarcas bávaros entre 1385 y 1918, el palacio urbano más grande del país, y el palacio de Nymphenburg, cuyos espectaculares jardines y construcciones sirvieron de residencia de verano para la familia Wittelsbach.

Finalmente, uno no se puede ir de Múnich sin tomarse algo en la cervecería más famosa e histórica de la ciudad, la cervecería Hofbräuhaus (si es que el viaje no coincide con la Oktoberfest), pasear por su mercado más popular, el Viktualienmarkt, y conocer un poco más de BMW visitando su fábrica y su exposición de vehículos en el BMW Welt.

Colonia


La cuarta ciudad más grande de Alemania fue fundada en el año 38 a.C. como colonia romana y posteriormente como sede del arzobispado. Gracias a ello su catedral no ha dejado de ganar fama y visitantes a lo largo de los siglos, y su grandeza impresiona hasta los poco interesados en arquitectura.

Pero la importancia de Colonia no es únicamente religiosa: durante la Edad Media se convirtió en una de las principales ciudades comerciales y universitarias, por lo que otras visitas obligadas son el puente Hohenzollernbrücke en la zona comercial de Hohe Strasse, y la Universidad de Colonia, la más grande del país.

Entre las festividades destaca el carnaval, que ocupa gran parte del mes de febrero. El lunes de carnaval decenas de cabalgatas, cada una de distinta temática, desfilan por las calles de la ciudad acompañadas de canciones típicas y mucho humor alemán.


Autor: Gabriela López

Fuente de la imagen: foro.turismo.org

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario