Obama intentará que el Congreso respalde el ataque a Siria para no cargar con la responsabilidad

/ 1 septiembre 2013

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo ayer que ya ha decidido intervenir militarmente contra el régimen de Siria como represalia por el uso de armas químicas contra la población civil, pero anunció que someterá su decisión a la votación del Congreso.

SiriaObama no aclaró que ocurriría si el Congreso le negara su apoyo, aunque destacó que cuenta con la autoridad necesaria para ordenar el ataque. «Si bien creo que tengo la autoridad para llevar a cabo esta acción militar sin la autorización específica del Congreso, sé que el país será más fuerte si tomamos este camino y nuestras acciones serán incluso más eficaces. Debemos tener este debate. Es lo correcto para nuestra democracia», señaló en un discurso pronunciado en los jardines de la Casa Blanca.

La decisión de Obama de consultar al Congreso podría retrasar la intervención militar estadounidense en Siria más allá del 9 de septiembre, fecha en que está previsto que los congresistas retomen su actividad política tras las vacaciones de verano. El presidente estadounidense apeló ayer a la responsabilidad «moral» de los congresistas para responder al ataque químico del pasado 21 de agosto en Damasco, que sin ninguna duda atribuyó al régimen del presidente Bachar al Asad. «¿Qué mensaje estamos enviando si un dictador puede gasear a cientos de niños hasta la muerte a la vista de todo el mundo sin pagar ningún precio?, señaló».

Además de la necesaria respuesta militar a lo que considera «el peor ataque químico del siglo XXI», Obama basó la necesidad de intervenir en Siria en la seguridad nacional. «Estamos preparados para atacar en cuanto queramos», afirmó, aunque señaló que la intervención militar será igual de efectiva si se hace «mañana, la semana que viene o dentro de un mes». En cualquier caso, precisó que la intervención militar no implicaría el envío de tropas terrestres ni una campaña de largo plazo.

Putin tacha de «sin sentido» las acusaciones de EEUU

Antes de que Obama pronunciase su discurso en la Casa Blanca, el presidente de Rusia, Vladimir Putin le había instado a que, como Premio Nobel de la Paz que es, pensase en las víctimas que produciría un ataque militar contra Siria. Putin consideró un «sin sentido extraordinario» atribuir al régimen de Al Asad el ataque químico del pasado 21 de agosto, dado que las fuerzas armadas leales al régimen sirio están ganando a los rebeldes en el campo de batalla. El mandatario ruso dijo que, si los «amigos estadounidenses» tienen pruebas, deben entregarlas a los inspectores de la ONU y al Consejo de Seguridad. En su opinión, no hacerlo es simplemente «una falta de respeto» hacia sus socios.

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario