El Sevilla gana de nuevo la Europa League tras imponerse con garra al Liverpool (3-1)

/ 19 mayo 2016

El Sevilla gana de nuevo la Europa League, su quinta copa de este torneo, tras imponerse con garra al Liverpool (3-1) en la final de Basilea y tener que remontar un tanto en contra de los ingleses.

Sevilla campeón de la Europa League 2016

Sevilla campeón de la Europa League 2016

El Sevilla se encumbra aún más en la cima de la UEFA Europa League, con una segunda parte mágica en la que pasó por encima del Liverpool. Gameiro y Coke, pusieron la firma a un triunfo para la mítica

Cuando parecía que los sevillistas ya lo habían visto todo, cuando parecía que era prácticamente imposible añadir más épica a la leyenda sin fin del Sevilla FC en Europa, el conjunto de Unai Emery hizo en la ya inolvidable noche de Basilea lo más difícil todavía. No es que lo volviera a proclamarse campeón, es que lo hizo de la forma más maravillosa posible. El Sevilla puso aún más literatura a su historia de grandeza en la UEFA Europa League. Si la felicidad en su grado más absoluto no es lo que se vivió en el Saint Jakob-Park, debe ser algo verdaderamente parecido. Tras un primer tiempo flojo en el que el Liverpool se adelantó e incluso amenazó con tumbarlo, en la reanudación el Sevilla fue un cohete, un rodillo imparable que pasó por encima de unos ingleses que acabaron el partido sin entender muy bien lo que estaba pasando. Y fue buen sencillo, la mística fabulosa del Sevilla Europa League, la del Sevilla por cinco veces campeón, el pentacampeón eterno… Una barbaridad, posiblemente la barbaridad más formidable, la más increible, la de este Sevilla insaciable que no quiere parar de ganar.

Como suele ocurrir en todas las finales, el partido arrancó con más amago que intención. Había mucho en juego y ambos equipos medían mucho sus movimientos, con el fin de evitar ese primer golpe psicológico que tanto daño hace si se encaja pronto. En esos minutos de tanteo, el Liverpool apareció más por las inmediaciones de David Soria que el Sevilla por el área de Mignolet. En el minuto 11 Sturridge dio el primer aviso, pero su remate de cabeza, manso, fue despejado por Carriço. El Sevilla captó el mensaje y ganó protagonismo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *