El tiempo hoy, miércoles 22 mayo 2019

/ 22 mayo 2019

Poco nuboso o despejado en la Península, Baleares, Ceuta y Melilla, aunque con intervalos de nubes bajas al principio en el Cantábrico, Navarra y Pirineos, y con nubosidad de evolución diurna en el interior de las mitades este y sur peninsulares, sin descartar algún chubasco o tormenta aislado en las sierras orientales. En Canarias, posibilidad de alguna lluvia débil en el norte, poco nuboso en el resto.

Temperaturas diurnas en ascenso en la Península, salvo en el área del Estrecho, donde puedan bajar algo. Sin cambios en los archipiélagos.

Vientos flojos en general, del este en el Estrecho y litorales del sureste peninsular, del noreste en Canarias, y variables en el resto.

Fenómenos significativos

No se esperan.

– Vea el mapa del tiempo:

Mapa de 00 h.-12 h. (mediodía)

Mapa 12:00 (mediodía) -24:00 (medianoche)


Consulta el Horóscopo de hoy


Todo sobre el Pronóstico del tiempo

Es la aplicación de tecnología y de ciencia para predecir el estado de la atmósfera para un período futuro y una localidad o región dada. La historia del pronóstico del tiempo es milenaria, aunque los paradigmas y las técnicas usadas han cambiado significativamente. Los pronósticos se hacen colectando tantos datos como sea posible acerca del estado de la atmósfera (particularmente temperatura, presión atmosférica, vientos, humedad y precipitaciones) y usando conocidos procesos atmosféricos (a través de la meteorología) para determinar los patrones futuros atmosféricos. Sin embargo, la naturaleza compleja de los fenómenos atmosféricos y el entendimiento incompleto de los patrones y procesos meteorológicos hacen que los pronósticos sean menos seguros al incrementarse el rango temporal del pronóstico.

Las dos personalidades que más acreditaron el nacimiento del pronóstico como ciencia fueron Francis Beaufort (recordado por la escala Beaufort) y su protegido Robert Fitzroy (desarrollador del barómetro Fitzroy). Ambos eran influyentes en la Naval Británica y en los círculos gubernamentales, y fueron ridiculizados por la prensa, aunque sus trabajos ganaron fuerza académica, y fueron aceptados por la Armada Británica, formando la base del conocimiento actual del pronóstico del tiempo. (Fuente: Wikipedia)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *