Así fue la burla de ETA: volvieron a llevarse las armas después del vídeo con los ‘verificadores’

/ 24 febrero 2014

Los miembros de la Comisión Internacional de Verificación ante los que ETA escenificó la inutilización de una parte de su arsenal, explicaron ayer al juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno que, tras enseñarles las armas, los etarras las metieron en una caja de cartón, las precintaron, prometieron no hacer uso del material y se las llevaron.

Vídeo del desarme de ETA y verificadores

Vídeo del desarme de ETA y verificadores

En su declaración judicial, los verificadores aseguraron que el encuentro se produjo a finales de enero en un piso de la localidad francesa de Toulouse, donde fueron citados por ETA a través de una carta anónima. Allí, dos encapuchados les mostraron un pequeño arsenal, mientras que un tercero grababa el vídeo difundido el pasado viernes a través de la BBC en el que se ven las armas y cómo los etarras entregan una lista del material «inutilizado» al portavoz de los verificadores, Ram Manikkalingam, y otro de los integrantes de la comisión, Ronnie Kasrils.

Fuentes de la Comisión Internacional de Verificación indicaron ayer que nunca dijeron que las armas les habían sido entregadas, pero insistieron en que se verificó su sellado. La precisión fue realizada después de que, de la declaración ante el juez, trascendiera que los verificadores ni siquiera tocaron los elementos que componían el arsenal y que solo contaban con el compromiso «verbal» de que las armas y los explosivos habían quedado inutilizados. El juez Ismael Moreno interrogó ayer, en calidad de testigos, a tres de los seis miembros de la CIV tras el requerimiento del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, con el apoyo de la fiscalía, para intentar localizar a los supuestos miembros de ETA que aparecen en el vídeo difundido el viernes.

Ram Manikkalingam, Ronnie Kasrils y Chris Maccabe declararon durante aproximadamente tres horas ante el juez Ismael Moreno y la fiscal Carmen Monfort, que les preguntaron sobre cómo fue el encuentro y cómo se fraguó. Según fuentes jurídicas, los verificadores explicaron que, desde que entre junio y julio de 2011 recibieron una primera carta de ETA, han mantenido diversas reuniones en Bilbao con «actores»: representantes de partidos políticos, empresarios, miembros de la Iglesia y de la sociedad civil vasca.

Los verificadores aseguran que seguirán adelante con su trabajo

Una vez concluida su declaración judicial, el portavoz de los verificadores, Ram Manikkalingam, aseguró a los medios de comunicación que «existe una auténtica oportunidad de paz» y dijo que su trabajo como profesionales consiste en «ayudar en esta tarea a toda la gente en el País Vasco y en España». Tras mostrar su disposición a colaborar con la justicia, dijo que «ETA ha mantenido el cese de la actividad armada y ha cumplido con sus compromisos. Ahora es tiempo de sellar las armas y ponerlas fuera de uso». En declaraciones a EL PAÍS, Manikkalingam adelanta que seguirán con su labor de verificadores del desarme de ETA, «ahora más reforzados porque tenemos un amplio apoyo en el País Vasco», pero que aplazarán sus actividades hasta que pasen las elecciones europeas de mayo para no interferir.

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

– Más vídeos de noticias:

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario