Cospedal también deja su escaño tras el escándalo de sus conversaciones con Villarejo

/ 8 noviembre 2018

La exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, anunció ayer que deja su escaño en el Congreso para “liberar al PP de cualquier ataque, por injustificado que sea”, y para que su partido se sienta “libre” de “denunciar” la situación que vive el país.

Cospedal (Foto web PP)

Cospedal (Foto web PP)

En un extenso comunicado, difundido a través de su cuenta de Twitter, reclama al PP que defienda a los suyos cuando son “injustamente atacados” y subraya que no ha hecho “nada” de lo que se sienta “avergonzada”, sino que procuró conocer, “dentro de los límites de la ley”, la “problemática” que vivía entonces el partido.

Cospedal dice que ha cometido “muchos errores” en su vida, pero que su interlocución con José Manuel Villarejo “no es uno de ellos”, aunque admite que se equivocó al pedir a su marido, Ignacio López del Hierro, que ayudara en una interlocución que “no era fácil” con el excomisario.

La exministra defiende su labor porque, según explica, luchó contra los que “traicionaron” al PP y la confianza de la sociedad. Añade que ha sido un trabajo “ingrato y difícil” pero que no se ha arrepentido porque se lo debía a su gente y a “todos los españoles”. Cospedal dice que “nunca” ha tenido que mentir, que “siempre” ha dicho la verdad. “La verdad es que nunca ordené ni encargué espiar a nadie. Pedí más información para confirmar si eran ciertas cuestiones concretas que me habían hecho llegar y que podían afectar a determinadas personas. Esa era mi responsabilidad”, argumenta en el comunicado.


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *