Egipto: enfrentamientos entre islasmistas y Ejercito dejan casi una veintena de muertos

/ 6 julio 2013

Cientos de partidarios del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi se lanzaron ayer a las calles en El Cairo y en otras ciudades para protestar por el golpe de Estado. Los partidarios de Mursi y simpatizantes de los Hermanos Musulmanes piden el restablecimiento de la legitimidad de su líder, además del inicio de un proceso de diálogo sobre la Constitución para salir de la actual situación de violencia. Al mismo tiempo los manifestantes que provocaron la caída del expresidente continúan celebrando la intervención de las Fuerzas Armadas. A falta de cifras oficiales, algunos diarios hablan de 17 muertos y más de 200 heridos por todo el país, aunque algunos diarios duplican estos números.

Protestas en EgiptoMientras el guía supremo de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, advertía de que están dispuestos a sacrificar sus vidas «por Mursi», el Ejército desplegaba sus tanques cerca de la plaza Tahir para intentar controlar los choques entre partidarios y detractores del depuesto presidente. Paralelamente, la coalición opositora egipcia Frente de Salvación Nacional (FSN), y el movimiento Tamarod (Rebélate) solicitaron ayer a la población que salga a las calles del país «para proteger al revolución».

Por otro lado, el presidente interino designado por los militares, Adli Mansur, disolvió ayer por decreto la Cámara Alta del Parlamento, al tiempo que designó un nuevo jefe de los servicios de inteligencia. Fuentes de las Fuerzas Armadas reiteraron que «los derechos a la protesta pacífica y a la libertad de expresión están garantizados para todo el mundo», si bien también advirtieron de que «el excesivo uso de estos derechos podía tener implicaciones negativas».

El Ejército también negó ayer, a través de su portavoz, Ahmed Alí, que estén llevando a cabo detenciones por motivos políticos, en respuesta a las críticas vertidas tras la detención de varios altos cargos de los Hermanos Musulmanes, además de periodistas que trabajaban en medios de comunicación islamistas. Pese a ello, el excandidato presidencial egipcio, y clérigo salafista Hazem Salá Abu Ismail, ha sido arrestado ayer en su vivienda tras ser acusado de incitar a la violencia en el marco de las manifestaciones de apoyo al derrocado presidente.

El Gobierno de EEUU condenó ayer la violencia desatada en Egipto, a través de la portavoz del Departamento de Estado, Jennifer Psaki, quien «llamó a todos los líderes de Egipto a condenar el uso de la fuerza y evitar nuevos actos de violencia entre sus seguidores». Por otro lado, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió ayer contra las represalias en Egipto y pidió un «diálogo pacífico y democrático» entre todas las partes para superar la actual crisis, así como evitar la violencia.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, hizo ayer viernes un llamamiento a la «calma» en Egipto, tras lo que instó a la «convocatoria sin tardanza» de nuevas elecciones. La vicepresidenta también recordó que España ha acompañado el proceso de transición abierto tras la caída de Hosni Mubarak «desde el más absoluto respeto», tras lo que añadió que se pretende seguir «en esa línea».

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario