El ex presidente del Palau admite ante el juez el pago de comisiones del 3% a Convergència

/ 9 marzo 2017

El expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet admitió ayer en su declaración ante el tribunal que juzga el saqueo de la institución que la empresa constructora Ferrovial «hacía donaciones para que el dinero fuera a Convergència a cambio de obra pública».

Cataluña (Foto: Parlament)

Cataluña (Foto: Parlament)

Reconoció también que sirvió de intermediario del pago de las comisiones ilegales que, explicó, se enmascaraban a través de «patrocinios» de la constructora y que duraron «muchos años». Según relató, se entregaban «en mano» en el propio edificio del Palau de la Música, primero al extesorero de CDC Carles Torrent – ya fallecido – y después a su sucesor, Daniel Osàcar.

Millet confesó también haber desviado fondos del Palau para gastos particulares, obras en su casa, viajes o las bodas de sus hijas, y pidió disculpas. «Fue un error. Me equivoqué», dijo, aunque no aclaró el destino aún desconocido de 9,6 millones de euros, de los 24 millones saqueados que calcula Hacienda. Se justificó diciendo que él no llevaba la contabilidad de la institución, pese a que la presidió durante tres décadas.

Lo que sí precisó con más detalle fueron las comisiones de Ferrovial: CDC se quedaba con un 2,5%, él con un 1% y Jordi Montull con un 0,5%. «No lo dije en mi confesión de 2009, pero esa es la verdad», declaró. «Convergència sabía que Ferrovial daba ese dinero a cambio de que se le adjudicara obra pública, las interioridades de CDC no las conozco», añadió.

El fiscal Anticorrupción Emilio Sánchez Ulled le preguntó si conocía «la participación de otros cargos políticos del partido, por encima del tesorero», a lo que Millet respondió: «Que yo sepa, no. Supongo que sí, pero no lo sé. Esto es una opinión mía».

También declaró ayer Gemma Montull, exresponsable de finanzas del Palau e hija de Jordi Montull, que corroboró los pagos a Convergència y detalló los métodos de cobro. Los «patrocinios» de Ferrovial al Palau iban a parar a CDC a través de tres mecanismos: los convenios firmados entre la entidad y la fundación afin al partido Trias Fargas (hoy Catdem), pagos en efectivo y facturas falsas por servicios prestados a CDC cargadas al Palau. Montull indicó que el extesorero de CDC Daniel Osàcar entregó facturas falsas al Palau para que la institución pudiera justificar ante la Agencia Tributaria las comisiones de Ferrovial, cuando Hacienda empezó a investigar al Palau y Millet exigió al partido «una solución». La hija del exdirector administrativo del Palau dijo no haberse llevado «un solo euro» y aseguró que el «control absoluto» de la entidad lo tenían Fèlix Millet y su padre, Jordi Montull, que declarará mañana ante el tribunal.

Por su parte, la compañía Ferrovial emitió un comunicado en el que negó su implicación en el pago de comisiones ilegales y aseguró que el «patrocinio» al Palau se hizo siempre «de forma pública y satisfactoria». Rechazó también haber recibido «un trato de privilegio» en las adjudicaciones de obras públicas y reiteró su «política de tolerancia cero con la corrupción».

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *