El Supremo evidencia cómo se rompió por dentro para fallar sobre el impuesto de las hipotecas

/ 28 noviembre 2018

La sentencia del Pleno de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo en la que avaló, con 15 votos a favor y 13 en contra, que el impuesto sobre actos jurídicos documentados (AJD) que se aplica a las hipotecas, fuese abonado por los clientes, critica a los cinco magistrados de la sección segunda que, en un cambio jurisprudencial, decidieron el pasado mes de octubre que correspondía a la banca hacer frente a ese tributo.

Tribunal Supremo (Foto: CGPJ)

Tribunal Supremo (Foto: CGPJ)

La resolución, tras rechazar que la convocatoria del Pleno por el presidente de la Sala, Luis María Díez-Picazo, fuese “excepcional e insólita”, justifica esa decisión “por considerarse necesario para la Administración de Justicia, a la vista de la cuestión litigiosa suscitada” y por su “trascendencia general”, además de por la “controversia social” originada con las tres sentencias de la sección segunda.

Estas tres resoluciones, suponían, sin que existiese ninguna circunstancia justificativa, “un drástico viraje jurisprudencial respecto a lo que el Tribunal había declarado con anterioridad, desde 1988, y por algo tiempo en la jurisdicción Contencioso-Administrativa, así como respecto a lo declarado en la sola de lo civil”.

También se destaca que “solo desde un gran desconocimiento jurídico” puede afirmarse que convocar un pleno de este tipo para resolver sobre el criterio jurisprudencial que la Sala debía adoptar pueda clarificarse como “una suerte de recurso contra previas decisiones firmes..

EL PAÍS 1, 38, 39/EL MUNDO 39/ABC 2, 36/LA VANGUARDIA 1, 62/EL PERIÓDICO 23/LA RAZÓN 1, 36, 37/CINCO DÍAS 1, 6/EL ECONOMISTA 1, 6, 7


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *