Maricas del Partido Popular, opinión de @CarlosParedesP

/ 18 septiembre 2015
Carlos Paredes (@CarlosParedesP)

Carlos Paredes (@CarlosParedesP)

Sí, el PP también tiene homosexuales entre sus filas; maricas, si usted lo prefiere; hombres que se acuestan con hombres, (sí, con penetración anal) y mujeres que se acuestan con mujeres (sí, haciendo la tijera) que se besan, que comparten sus fluidos corporales, y que a veces, hasta se quieren, exactamente igual que una pareja cualquiera.

Sí, ahora también se casan. Y lo celebramos. Va hasta el presidente del gobierno. Nos alegramos de que la cordura se haya impuesto en el manicomio. Algunos de ellos, anclados en la ignorancia, pensaban que la homosexualidad es una enfermedad. Bueno, mejor dicho, ellos no; los expertos que contrataban ellos, los del Partido Popular, porque al parecer en el PP no había homosexuales, y había que traer expertos de fuera que explicaran que era eso de ser marica.
Nunca han sabido dar una razón lógica para enfrentarse a la homosexualidad. Miedo, ignorancia, estupidez, pero sobre todo, enfermos; me refiero a ellos, a los señores del Partido Popular:

Enfermos; porque hay que estar muy enfermo de la cabeza para pensar que el sexo no es más que un mecanismo para hacer hijos, y desterrar el sexo como expresión de un sentimiento, que también existe, además de cómo fuente de placer.

Señores; porque al parecer, en el Partido Popular sólo hay señores, y señoras que cuando consiguen un cargo de responsabilidad deben comportarse como señores; salvo cuando las pillan estafando al erario público, entonces vuelven a ser señoras, pero señoras de las de antes, de las que gustaban al régimen español de los 60; tontitas, amables, de las que le ponían las zapatillas a sus mariditos cuando llegaban a casa. Así son ellos, la derecha, gente que un día se acostó fascista y al día siguiente se levantó demócrata de toda la vida; señoras que un día eran ministras fuertes e independientes, y al día siguiente seres inocentes y apocados sumisos/as a sus maridos.

Pero se casan, por fin, dos hombres de derechas se casan. Sí, maricas, de esos que disfrutan viendo el pene de otro mientras se tocan el suyo propio. Y el presidente del gobierno va a la boda, y yo, lo celebro. Lo celebro por todos los adolescentes a los que ser homosexuales supuso un infierno. Por todas las personas que fueron agredidas y marginadas por ser maricas. Sí, maricas, maricones, lo escribo con toda la ira que me produce esa palabra tan usada para vejar y humillar, para satisfacer complejos de inferioridad de los ignorantes que nunca han necesitado excusas para abusar de los demás.

Lo celebro por todos los que un día se vieron obligados a contraer matrimonio con mujeres para ser aceptados en sociedad, la sociedad que siempre defendió la derecha, y todas las mujeres que se vieron obligadas a tener sexo con hombres para no ser marginadas en los círculos hermanados con el Partido Popular.
Está bien ser marica y de derechas. Ser cómplice de los mismos que decían enfermo al homosexual, y ser homosexual al mismo tiempo. Debe ser cómo lo de aquellos judíos que ayudaban a los nazis a perseguir judíos. Bravo.

Lo celebro, celebro la boda, de verdad. Igual ahora, cuando se pida enseñar en las escuelas que ser homosexual es algo natural, y que no hay nada de malo en ello, en lugar de oponerse y volver a la moralina católica del franquismo con la asignatura de religión, el Partido Popular permita una educación sexual en condiciones. Igual ahora, por fin, la derecha entienda que los únicos que van contra las leyes de la naturaleza son ellos; porque nada hay más natural que quererse, como hacen estos dos señores que ahora se casan, del Partido Popular.

La derecha; que se opuso al divorcio, que se opuso al aborto, que se opuso al matrimonio homosexual, que siempre se ha opuesto a la libertad, va llegando, pero siempre, un paso por detrás. Bienvenidos a la democracia, han pasado cuarenta años, pero por fin, os vamos viendo entrar. Y lo celebramos.

 


* Carlos Paredes es activista social. Fue portavoz de Democracia Real Ya, desde sus orígenes hasta el primer aniversario del 15-M. Formó parte de la organización de la primera manifestación del 15 de mayo de 2011, cuya fecha dio nombre al movimiento 15-M (15 de Mayo). Colaboró además en la organización de la manifestación internacional del 15 de octubre de 2011, bajo el lema “United for a blobal change” que tuvo repercusión, por primera vez en la historia, de manera coordinada y bajo un mismo lema y organización, en 22 países, y que hizo que más de siete millones de personas salieran a la calle en las diferentes ciudades españolas. (Más de un 17% de la población del país)

Ha colaborado, además de con ‘Diario La Nube‘, ‘Diariocrítico’, ‘El Secreto del Olivo’, el programa de debate televisivo ‘La plaza en llamas’, y ‘El Programa de Ana Rosa’, donde participó como tertuliano para la sección de noticias (economía y política) durante el verano de 2012.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *