¿Qué estudios universitarios elegir?: 7 consejos clave

/ 3 julio 2013

Expertos de Coaching Educacional de TISOC Coaching ofrecen pautas para estudiantes indecisos que han superado las pruebas de selectividad y que no tienen claro en qué matricularse para el curso 2013-2014.

Aulas y estudiantes (Foto: Ministerio Educación)

Aulas y estudiantes (Foto: Ministerio Educación)

Con motivo de las recientes pruebas de selectividad  el área de Coaching Educacional de TISOC Coaching lanza una serie de consejos para aquellos que aún no han decidido en qué carrera matricularse. Con estas pautas se pretende facilitar la toma de decisiones en una circunstancia complicada para buena parte de los  estudiantes.

Este es un momento que suele provocar mucha ansiedad en el alumno, que siente que su futuro empieza a construirse a partir de ahora. Por un lado supone asomarse a un cambio de vida inminente, por otro implica una decisión de consecuencias importantes. Todo ello acompañado, en ocasiones, de buenas dosis de miedo al fracaso y de una serie de creencias limitantes que, con frecuencia, les hacen pensar que no podrán superar el reto al que se enfrentan” señala Gema Pomares, experta de Coaching Educacional de TISOC. Y añade: “Son muchos los jóvenes que hacen la selectividad sin saber qué carrera van a hacer después. Aplazar esta decisión para el último momento significa que no se han tomado previamente decisiones importantes que les podrían haber ayudado a acceder con más éxito a los estudios deseados”.

7 CONSEJOS PARA ESTUDIANTES INDECISOS

Aulas y estudiantes (Foto Ministerio Educación) 31.       Con suficiente tiempo de antelación, formúlate preguntas poderosas: ¿Qué me imagino yo haciendo en el futuro? ¿Qué tipo de trabajo me apasionaría realizar? Si supiera que el éxito de mis estudios está asegurado, ¿qué carrera realizaría sin dudarlo ni un instante? ¿Cómo y cuándo me voy a informar de la oferta de estudios universitarios? ¿Qué pasos concretos voy a dar, desde hoy mismo, para alcanzar mis objetivos?

2.       Anticípate. Lo ideal es haber valorado nuestras preferencias y haber tomado una decisión en los dos años previos a la prueba de selectividad. De este modo podremos elegir el mejor bachillerato y las asignaturas optativas que ponderen más en la prueba de selectividad, de acuerdo a  los estudios que deseamos cursar.

3.       Serénate y traza un plan de acción. Tirarse de los pelos no va a servir de nada. Lo mejor para tomar las riendas es crear un plan con acciones precisas y plazos definidos que sigamos a rajatabla. No esperes ni un segundo más, coge papel y bolígrafo y sigue los siguientes pasos:

·        Pon por escrito tus preferencias. Escribe todo aquello que te gustaría hacer, sin el filtro de si es fácil o difícil. Observa todas las posibilidades que han aparecido y redondea con colores llamativos las que más te atraigan, así encontrarás excelentes claves para tu elección.

·        Habla con profesionales que trabajen en las áreas que más te gusten para tener una visión realista sobre las mismas.

·        Busca información sobre los programas que te interesen y sobre las universidades a las que tengas acceso.

·        Investiga sobre cuáles son los requisitos de admisión, plazos de matrícula, precios, documentación a aportar  y otros aspectos burocráticos de los grados y universidades que estén en tu campo de interés.

·        Elabora un calendario de realización de cada una de las tareas que te has propuesto llevar a cabo.

4.       Revisa las creencias que tienes sobre tus propias capacidades.  En muchos casos la percepción que tenemos sobre nosotros mismos es auto limitadora, de forma que tenemos una visión poco realista acerca de lo que podemos alcanzar y de lo que no. Desgraciadamente muchas de estas falsas creencias so n aprendidas a través de profesores o padres, que hacen un flaco favor al alumno, cuando lo que en realidad pretenden es facilitarle la toma de decisiones y apoyarlo.

Confía en tus posibilidades, reconócete como un ser valioso, recupera en tu memoria momentos de tu vida en los que has logrado cosas importantes, cosas de las que te hayas sentido orgulloso y analiza qué capacidades pusiste en funcionamiento en aquella ocasión. Todos esos talentos son tuyos y ahora van a ser tu motor.

5.       Identifica tu talento. Las áreas en las que tenemos talento suelen ser aquellas con las que más disfrutamos y donde nos sentimos más cómodos.  La motivación es un excelente indicador de dónde está alojado aquello para lo que somos mejores.

6.       Infórmate sobre la oferta formativa. Decidir lo que vamos a estudiar durante los próximos años y elegir aquello a lo que nos vamos a dedicar en un futuro, bien merece tomarse su tiempo. Tenemos muchas formas de acceder a la información sobre universidades, planes de estudios, titulaciones, créditos, programas, asignaturas, requisitos de admisión, salidas, etc. Te recomendamos especialmente que consultes: el Programa Orienta, un recurso muy útil para ayudaros a decidir qué quieres estudiar; las páginas oficiales de las distintas Consejerías de Educación, de las Universidades públicas y privadas, del Ministerio de Educación y Cultura y la página de la UNED, si tú deseo es estudiar a distancia.

7.       Échale muchas ganas. Siempre deseaste ser abogado, arquitecto, ingeniero… ¡ahora es el momento de hacerlo realidad! Está en tus manos recorrer el camino que te lleva a convertirte en aquello que has decidido que quieres llegar a ser. Pon toda tu ilusión, talento y energía en este proyecto que ahora inicias y mantén alta, muy alta tu motivación en el logro, porque esa es, sin duda, la mejor manera de alcanzar tus objetivos.


(Nota de prensa de TISOC Coaching)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *