Rajoy reacciona al fin y dibuja un plan para recuperar la mayoría en las encuestas

/ 23 noviembre 2014

Según informa el diario ‘ABC’ en portada, el Gobierno va a emprender una campaña para movilizar a su electorado con el fin de conseguir la victoria en las próximas elecciones generales. Si el balance positivo del Ejecutivo se puso de relieve en la cumbre del G-20 de la pasada semana, donde el Gobierno de Rajoy recibió calurosas felicitaciones por parte de los mandatarios asistentes a la cumbre, señala el diario, la parte más negativa agrupa una recopilación de promesas incumplidas, reformas poco ambiciosas, reacciones tardías ante determinados casos de corrupción, una excesiva permisividad ante los excesos nacionalistas y errores especialmente hirientes como el del caso Bolinaga. Todo ello junto ha supuesto un retroceso de 17 puntos en estimación de voto desde 2011. Las alarmas han sonado en La Moncloa en este último año de legislatura.

Mariano Rajoy en un mitin del PP (Foto PP)

Mariano Rajoy en un mitin del PP (Foto PP)

Con los resultados del CIS del pasado mes de octubre -continúa el diario- el PP seguiría siendo el primer partido de España, pero solo es un espejismo, porque la izquierda, aunque fragmentada, sumaría ya una mayoría clara en España. El objetivo de los populares en este momento son los 3,5 millones de electores que se han distanciado del PP y se consideran indecisos o aseguran ahora que no votarán. Se consideran, no obstante, votos recuperables, en la medida en que la política del Gobierno consiga atraerlos de nuevo a su terreno corrigiendo, precisamente, los aspectos más negativos de su gestión. En todo caso, lo que está quedando claro en La Moncloa es que la incipiente recuperación económica no es suficiente para garantizar una nueva victoria en las urnas. Los principales problemas siguen siendo el paro, la corrupción, la crisis económica, unos políticos de los que se desconfía y, otro punto débil, la comunicación. Tres años después, el Gobierno sigue sin «vender» bien.

Rajoy, obligado a una nueva política sobre Cataluña y la corrupción

En esta misma línea, EL PAÍS considera que el Gobierno quería estar ya rematando los datos de un nuevo ambiente económico para enfilar el arranque de 2015 con la bajada de impuestos, que los ciudadanos notarán ya en su nómina de enero, y así colocarse en posición óptima para el año electoral clave, con los comicios locales y autonómicos en mayo. Pero, según dice el diario, todo ha ido mal. La valoración del Gobierno y de su presidente es la peor de la legislatura, el PP se hunde en las encuestas y la recuperación económica no está ni mucho menos en primer plano. Así las cosas, el Gobierno tiene claro que la corrupción, en especial, pero también su gestión de la crisis catalana, han hundido los planes. Así que Mariano Rajoy y su equipo afrontan una semana clave en la que pretenden dar un giro radical a su estrategia con la intención de resolver o al menos aplacar estos dos asuntos y tratar de que la economía vuelva al primer plano. El Gobierno ya está preparando la presentación de datos para el tercer aniversario de la investidura, el 19 de diciembre, sobre asuntos como el crecimiento económico, la prima de riesgo, o la creación de empleo. También se prepara un cambio de estrategia sobre Cataluña y una política más contundente contra la corrupción.

EL PAÍS 16-17/ABC 1-18-23/LA RAZÓN 29

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario