Rato eludió responsabilidades en la quiebra de Bankia y apuntó al Gobierno Rajoy

/ 10 enero 2018

El ex vicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia Rodrigo Rato compareció ayer ante la Comisión del Congreso de los Diputados que investiga la crisis financiera. Según destacan los diarios, Rato se mostró soberbio y arrogante y eludió cualquier responsabilidad sobre la quiebra de Bankia y otros aspectos de su gestión que pudieron influir en la crisis financiera, repartiendo culpas entre el PSOE, el FROB, el Banco de España y cuatro ministros del PP.

Rodrigo Rato (Foto: Congreso)

Rodrigo Rato (Foto: Congreso)

“El Gobierno me quiere en la cárcel”, dijo, y acusó a los ministros Rafael Catalá, Cristóbal Montoro, Fátima Báñez y Luis de Guindos de formular acusaciones contra él en público y privado hasta acabar con su detención en abril de 2015, así como de revelar sus datos fiscales en televisión. Según explicó, su detención se produjo “con una acusación doble en base a una denuncia de la Agencia Tributaria que todavía nadie ha sido capaz de demostrar”. “Yo no soy un político delincuente. En 30 años en política jamás nadie me ha acusado de nada”, afirmó.

Rato fue especialmente duro con el ministro de Economía y su exnúmero dos, Luis de Guindos, a quien responsabilizó de la crisis de las cajas por su política financiera. El expresidente de Bankia recordó que De Guindos “se estrenó ante la opinión pública internacional afirmando que el sector bancario español necesitaba 60.000 millones adicionales, las acciones de todos los bancos empezaron a caer” y que fue el ministro de Economía quien, al exigir su dimisión, provocó el desplome de las acciones de Bankia. Aseguró que De Guindos capitaneó el cambio del equipo gestor de Bankia y que, junto a Ignacio Goirigolzarri, gestionó el rescate de la entidad, sin contar con el Banco de España, sólo “bajo el visto bueno del Frob, que era quien dio las ayudas y luego se convirtió en propietario”. “Fue una decisión política”, declaró.

En su defensa, aseguró que en su gestión de Bankia contó con el beneplácito del Banco de España, del Gobierno y de las agencias de rating. Explicó que fue el Banco de España el que le obligó a fusionar Caja Madrid y Bancaja, en una fusión fría impulsada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y reiteró que el Banco de España “estaba al tanto de cómo estaba Bankia, que estaba bien”.

En cuanto a la burbuja inmobiliaria y crediticia, negó que se produjese durante su gestión económica en el Gobierno ni que tuviera que ver con la ley del suelo aprobada durante el mandato de José María Aznar. “Yo no creo que hubiese una burbuja en 2003”, indicó, y responsabilizó a la Comisión Europea de minusvalorar los riesgos del déficit exterior y al Gobierno de Zapatero de no abordar las reformas necesarias.

Tampoco se consideró responsable de no advertir la llegada de la crisis económica mundial mientras estuvo al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI), entre 2004 y 2007, y achacó los desequilibrios financieros a los bancos centrales.

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *