Segundo debate de las elecciones andaluzas: polémica por los pactos

/ 27 noviembre 2018

El debate a cuatro celebrado ayer en RTVE de Andalucía entre los candidatos de PSOE, PP, Ciudadanos y Adelante Andalucía marcó el inicio de la recta final de la campaña electoral de los comicios del próximo domingo, marcada por la incertidumbre del resultado, la pugna por el segundo puesto y los pactos postelectorales que muy probablemente decidirán quién gobernará la Junta.

Las posibles alianzas y la corrupción centraron el debate de anoche. La presidenta de la Junta y candidata a la reelección, Susana Díaz, preguntó a los candidatos del PP-A, Juanma Moreno, y de Ciudadanos, Juan Marín, si «están dispuestos a pactar con VOX para frenar al PSOE», mientras Marín le inquirió si ella «va a dejar la economía de Andalucía en manos de Podemos». «Quiero gobernar en solitario, llamaré a los tres para hablar», respondió la socialista.

Marín centró su primera intervención incidiendo en las «listas de la corrupción del PP y del PSOE» y Moreno le replicó: «Yo no soy su adversario, se ha equivocado de enfoque, lo es Susana Díaz y el PSOE-A que gobierna desde hace 40 años», y aprovechó para recordarle que Ciudadanos «traicionó» la confianza de sus votantes al pactar con los socialistas. No obstante, Marín subrayó que si PP y Cs «suman votos suficientes habrá cambio en Andalucía».

Ante las acusaciones de Moreno de no tener «determinación ni coraje» para frenar la corrupción, Díaz insistió en que «no podéis sacar nada de mi etapa como presidenta» porque «no hay nada».

La candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, insistió en centrarse en «el problema andaluz» y reprochó a quienes parece «que se estén preparando para las elecciones a la Generalitat» de «hurtar el debate andaluz». Díaz acusó a Rodríguez de llevar en su programa electoral el «derecho a decidir» que, recordó, «no es compatible con la Constitución», mientras Rodríguez afeó a la socialista que considera a Andalucía «un segundo plato» tras perder las primarias del PSOE. Por su parte, Moreno acusó a Díaz de mantenerse «absolutamente callada y sumisa» ante Pedro Sánchez, que a su juicio no defiende la unidad de España. El candidato de Ciudadanos, Juan Marín, aseguró que su partido es «el único que defiende la unidad de España» y reclamó al resto de formaciones que «rompan su silencio». Afeó especialmente a Rodríguez defender un modelo territorial «que se negocie en la cárcel». Rodríguez reclamó un nuevo modelo de financiación que «dé a Andalucía lo que corresponde» y preguntó a Díaz si ahora que el PSOE gobierna en España va a «renunciar» a una «financiación justa» para esta comunidad.

La batalla electoral en los diarios

Los diarios inciden especialmente en los posibles pactos entre Ciudadanos, PP y Vox. «La lucha por la segunda plaza centra el final de la campaña», dice EL PAÍS. «El PP ya confronta con Vox», destaca EL MUNDO, al tiempo que resalta que «Cs clarifica: ‘Nuestro voto no hará presidenta a Díaz'» y que «el PSOE da aire a Abascal en la semana decisiva». ABC indica que «el PSOE usa a Vox para atacar a Cs, pero evita descartarlo como socio». LA VANGUARDIA resalta en portada que «los pactos condicionan el tramo final de la campaña en Andalucía» y apunta que «nadie se brinda a pactar» con Susana Díaz, que no alcanzará la mayoría. Según EL PERIÓDICO, «el PP se abre a pactar con Vox en Andalucía para echar a Díaz».

Paralelamente, ABC recopila los mensajes lanzados en la campaña electoral andaluza por el líder del PP, Pablo Casado, que configuran el «nuevo programa marco del PP». El diario dedica hoy su portada al presidente popular y titula: «Casado quiere más poder para el Estado», destacando que «aspira a fortalecer España recuperando competencias en Educación, Justicia, Sanidad y Prisiones». Por otro lado, apunta que «el PP se centra en frenar la sangría de votos por la derecha».

Por su parte, LA RAZÓN abre su edición de hoy con este titular de portada: «Supermarzo: doble vuelta en Andalucía y generales» y asegura que «Sánchez y Díaz resucitan la opción de unir sus citas electorales si la presidenta no logra gobernar tras el 2-D». También apunta que Díaz «descarta un paso a un lado como exige Podemos para pactar» y que «la repetición de las elecciones ya sobrevuela el 2-D». Además subraya que «Casado no renuncia al voto de Vox y ordena no ofender a sus votantes».


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario