¿Por qué sigues creyendo que no te conviene un coche eléctrico?

/ 29 septiembre 2017

Hasta hace tan solo algunos años, a la hora de comprarse un coche una de las principales preguntas era, ¿diésel o gasolina? Aunque el diésel avanzaba imparable, todavía eran muchos los defensores del motor de toda la vida.

Pero para hacer la cuestión aún más compleja, llegó al mercado un nuevo tipo de coche. Uno con un motor eléctrico, que con el paso del tiempo se ha convertido en más económico y completo.

Muchas personas no se atreven todavía a comprarse un coche eléctrico, simplemente porque ha habido todo tipo de especulaciones sobre los inconvenientes de adquirir un vehículo así. A continuación, algunas de las principales falsas creencias acerca del motor eléctrico.

coche electrico

Es Imposible para mi bolsillo

Sí que es cierto que estos coches eran muy caros cuando salieron al mercado. De hecho, ¿en qué caso no es más costoso un producto nuevo? Pero esto era así hace casi diez años.

Las cosas han cambiado mucho en este sentido. Resulta imposible pensar en entrar en un concesionario Renault en Barcelona y no poder encontrar un coche eléctrico a precio asequible.

Los precios de estos coches ya están en la línea de los de los que tienen motor de explosión. De hecho, se prevé que sus precios sigan bajando conforme aumente la demanda de los mismos.

Y para los que ven un inconveniente en el hecho de que las baterías duren entre cinco y ocho años, hay que tener en cuenta que el ahorro en combustible puede ser de seiscientos euros al año. Además, estos coches presentan menos averías y revisiones muy económicas.

Recargar la batería es muy complicado

Nada más lejos de la realidad. Como en el caso anterior, se trata de una creencia que era cierta en los inicios de estos coches, pero no a día de hoy. Cada día existen más centros de recarga, y en las ciudades ya no hay prácticamente problema alguno para dar con uno de ellos.

De hecho, la mayor parte de estos coches se pueden recargar de forma doméstica. En los últimos coches eléctricos, los protocolos de carga rápida ya pueden ser universales.

Su recarga tarda mucho tiempo

Este problema se disipa conforme se crean más puntos de carga rápida. Además, en el caso de que el coche se guarde en un parking, siempre se puede tener al menos un tótem de carga que permita dejarlo toda la noche cargando la batería. Algo que supone un ahorro para el dueño del coche, dado que la tarifa nocturna es más económica que la diurna.

Apenas tienen autonomía

Una vez más, se trata de un inconveniente propio de aquellos primeros modelos que salieron al mercado, los cuales además se pensaron para andar por ciudad principalmente.

Algunas marcas cuentan ya con modelos de autonomía de entre trescientos y cuatrocientos kilómetros. Incluso se pueden encontrar en el mercado modelos con una autonomía de setecientos kilómetros.

Las velocidades están muy limitadas

Esto sí es cierto, pero tiene un matiz. En efecto, los coches eléctricos disponen de una serie de velocidades más limitadas que los coches de motor de explosión. No obstante, en casi todos los modelos estas velocidades se sitúan por encima de los 120 kilómetros por hora que permite la Ley, concretamente sobre los ciento cincuenta kilómetros por hora.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario