Una nueva forma de crédito: los préstamos online

/ 23 enero 2017

Como no todo se puede prever en la vida y hay momentos de los que se precisa (bien para dar un empuje a una empresa o por una cuestión más personal) de una ayuda económica, los préstamos online han sabido ofrecer a sus clientes, exactamente, lo que necesitaban haciéndose de lo más populares en los últimos tiempos. Es el caso de los PréstamosOnlineYa cuya principal ventaja es la inmediatez con la que se recibe el ingreso en la cuenta que se indica para el mismo.

Como todos los trámites son realizados vía online ni siquiera es necesario desplazarse a ninguna oficina para llevar a cabo la solicitud. Lo único que se precisa es echar unas cuentas previas para saber el dinero que se va a necesitar e indicarlo y calcular el plazo en el que se podrá devolver el préstamo. Es interesante saber que con estos préstamos, desde el primer momento, se sabe cuál es la cuantía total que habrá que pagar finalmente. Así no hay sorpresas de última hora.

Una vez que se sabe la cantidad y el tiempo en el que se va a poder devolver el dinero, lo único que se va a requerir por parte del solicitante te es que rellene un breve formulario con los datos personales y una cuenta de correo electrónico. Después de esto, se pasa a comprobar que todo está correcto (en la mayor parte de los casos, así es) y de que no falta nada ni hay error alguno. Cuando se aprueba la solicitud, se le hace saber al interesado quien, en pocos minutos, dispone en su cuenta del dinero que ha pedido. Así de fácil.

No es necesaria ninguna documentación adicional (por norma general, en los bancos, y con cuantías mayores, sí que se precisa de avales, nóminas y otros documentos que aseguren que el dinero será reembolsado. Aquí estamos hablando de unas cantidades que no superan los 500 euros) No es el caso de los préstamos online (se entiende que las cantidades son asequibles y que se puede cumplir, fácilmente, con los plazos de devolución)

Además, tampoco hay que dar explicaciones de ningún tipo sobre a qué se piensa destinar ese dinero. Simplemente se puede usar para lo que se estime oportuno. Es una opción muy interesante para casos puntuales.

En el caso de que estas situaciones se repitan a lo largo del tiempo (por el motivo que sea) una buena idea es la de optar siempre por los mismos prestamistas, puesto que hacerlo supone contar con otras ventajas. Por ejemplo, el límite de crédito puede aumentar.

Otra de las ventajas de este tipo de préstamos (y una razón por la que está consiguiendo tantos adeptos) es la privacidad. Toda la información que se facilita a estas empresas es, completamente, confidencial y al realizar todo el proceso a través de Internet nadie tiene porqué enterarse.

Es interesante siempre optar por las empresas que ofrecen préstamos online con garantías. Un buen consejo es echar un vistazo a su propia página web para poder comprobar cuánta gente ha contado con ellos y las valoraciones que han hecho de sus experiencias previas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *