Violación: ¿cómo recuperarse y superarlo?, por @MilagroMendoza

/ 11 octubre 2014

file5841285361390Una palabra corta que aterra y a mucha gente paraliza pronunciar. Es uno de los actos más traumáticos que vive una persona. Niños, mujeres y hombres por igual son víctimas sin distingo de raza, edad, posición social y económica.

El ultraje del cuerpo es la agresión que puede desorganizar a la mente en pedazos. La pérdida de la noción del tiempo, los recuerdos espontáneos, y los sentimientos encontrados son parte de las vivencias del afectado. Las circunstancias que lo rodea tienen un peso enorme a la hora de afrontar las consecuencias.

La violación es un acto de crueldad.

Cabe destacar que tener el control del cuerpo es parte de la autonomía de una persona. Decidir cómo lo cuida, lo disfruta y protege es un ejercicio constante del libre albedrío. El acto del abuso sexual representa la pérdida de la voluntad, fuerza y determinación del ser humano. Surgen sentimientos de culpa al no impedirlo.

En otras palabras la recuperación emocional y psicológica estará determinada por la personalidad, el apoyo familiar y psicológico del afectado.

Además algunas personas rechazan el contacto físico de sus seres queridos quienes no entienden el rechazo. Erróneamente piden que se pase la página. En el caso de la mujer que procrea un niño producto de la violación la recuperación en ocasiones no se logra. El alcoholismo, o el consumo de drogas resulta ser el medio por el cual intentan evadir la realidad. Algunas se someten a abortos, siendo afectadas más tarde, sea por consecuencia del procedimiento quirúrgico, si éste fue realizado clandestinamente en situación insalubre, o por trastornos psicológicos relacionados a la culpa.

Inclusive la pareja y la familia es importante que den tiempo a la persona. No hay ningún límite para que se prepare ante las
_MG_4542
muestras de afecto. Un factor crucial es la presencia o no, del tratamiento psicológico y psiquiátrico.

Por otra parte la persona siente culpa por no defender su cuerpo. En su mente ni percibe la superación física o numérica de su atacante. Los depredadores sexuales además de usar la fuerza física, emplean drogas, son seductores o se muestran como seres dignos de confianza. Estas circunstancias destruyen el auto confianza del afectado.

Mientras que durante la intimidad sexual con su pareja podría surgir el recuerdo la violación y la persona reviva el ataque. La convivencia se afecta.

Por ejemplo, la presencia de enfermedades venéreas ocasiona mayor sufrimiento psicológico ante el estigma de la infección.

Lo más importante es ¿se puede recuperar una persona de la violación? Sí, con apoyo psicológico y médico. Y el muy importante soporte familiar. ¿Es fácil? No, es un trauma que lleva tiempo superar. Hay dos opciones: quedarse en el piso o levantarse. La persona debe reconocer que es vulnerable. Necesita ayuda profesional para superar el trance y sus consecuencias hasta lograr el control de su vida.

Medidas de prevención…para disminuir los ataques sexuales

Enseñar a nuestros hijos que la mujer no es una posesión. Es un ser humano

Inculcar que no, es no. Es falso que signifique sí. Enfatizar que cuando una mujer se niega, se acata.

Los celos y el control pertenecen al miedo. El respeto al amor.

Los animales actúan por instinto. Los seres humanos tienen libre albedrío y por ende regulación.

La apariencia no es garantía de nada, salvo de buen gusto. La confianza se brinda por la conducta demostrada por mucho tiempo.

La facilidad de expresión solo es gala de oratoria y lectura. No de identificación plena con lo expresado. Cualquier persona dice palabras bonitas.

El amor no pide pruebas, da respeto.

Autora:

Psi. Milagro Mendoza

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *